El Círculo (2017): Terrorífica hiperconexión

El Círculo
Tom Hanks y Emma Watson protagonizan esta historia de ciencia ficción muy cercana a la realidad

Tener vida privada es una necesidad y un síntoma de buena salud, sin embargo, en estos tiempos es casi un lujo. “Calla, calla, esconde la lengua y sálvate” diría Javier Marías, pero el escritor español no nació en la generación en que posteas y luego existes. Si hubiese nacido en nuestro tiempo más bien podría decir esconde el teléfono y sálvate, desconéctate del wifi o apaga tu conexión de datos.

Si vemos “El Círculo” como una fantasía sobre lo que podría pasar en un futuro cercano cuando la hiperconexión se convierta en una norma (más que ahora) puede resultar una experiencia terrorífica e interesante.

El_Círculo

No obstante, si la película se hubiese concentrado en desglosar la relación siniestra que muchos tienen con la tecnología gracias al afán de exponer y publicar lo que se comen, lo que miran, sus estados de ánimo, problemas y sobre todo su “felicidad” con sonrisas imprecisas (sinceras o de pose) la cinta hubiese tenido una mejor resolución que la que termina brindándonos luego de casi dos horas.

James Ponsoldt escribe y dirige esta ficción manchada de realidad que deja un montón de cabos sueltos, debido a que los temas que plantea son complejos y fundamentalmente porque su realización llega a ser un tanto confusa.

En la película, Emma Watson ingresa a trabajar en una gran corporación tecnológica, que fácilmente podría ser Facebook o Google, donde se tiene como principio fundamental lo necesario de lo que llaman vivir con “transparencia”, es decir, exponer cada instante de la vida y compartir cada movimiento con el resto del mundo.

En esta corporación conoce a un gurú (Tom Hanks) quien se encarga de convocarla para hacerle ver lo maravilloso que es exponerse las 24 horas al día permitiendo así que todos tengan acceso a todo lo que hace en el día a día de su existencia.

Bajo esta premisa se desarrolla la cinta que más allá de su ordenada y efectiva realización se torna confusa y ambivalente.

“El Círculo” es una película de la que puedes esperar mucho más de lo que vas a obtener y sin embargo no es una historia irrelevante, quizás porque está basada en la novela homónima de Dave Eggers.

Decía Stanley Kubrick que solamente se podían hacer películas buenas de libros rematadamente malos, y que cuando un texto es muy elaborado cuesta mucho llevarlo a la pantalla. Supongo que este es uno de esos casos, pues a pesar de las ideas que presenta, el filme no llega a exponer en un 100% lo que propone, se queda muy a  medias.

Calificación: Regular.

@luisauguetol