Bitácora del dólar paralelo en Venezuela

dolar-paralelo

La caída de los precios del petróleo, el vencimiento de los compromisos de pago de la deuda externa, que se comenzaron a cancelar en 2015 y 2016, además de las mínimas posibilidades de financiamiento externo, son algunos de los factores que han influido en el declive económico que atraviesa el país desde hace dos años.

A todo esto se suma la fuga de capitales debido a la falta de producción interna y al aumento de importaciones de bienes y servicios, sustentado en los altos ingresos petroleros desde 1950. Además del incremento del dólar paralelo que ha impulsado y profundizado la inflación en el país.

No obstante, el punto de partida del desequilibrio de la economía venezolana no solo obedece al mero hecho de ser un país rentista con una economía dependiente de cómo se cotice el barril de petróleo en el mercado internacional.

Bolívar Fuerte: blanco de la resolución 008

La embestida de la guerra económica contra Venezuela no sólo abarca el contrabando de extracción de productos de primera necesidad como alimentos, medicinas y artículos de higiene personal. En la frontera entre Colombia y Venezuela, nuestra moneda, el Bolívar, también es blanco de una guerra sin cuartel contra el pueblo y gobierno venezolano.

Además de los productos de la cesta básica, hay otros bienes que salen de Venezuela y que son vendidos en Colombia con márgenes de ganancia exorbitantes, desestabilizando la moneda y economía venezolana y agudizando la crisis en nuestro país.

El núcleo de este caos radica en la Resolución 008 emitida por el Banco de la República de Colombia en el año 2000, durante el gobierno de Andrés Pastrana, quien autoriza el intercambio directo de monedas entre los países vecinos sin pasar por el dólar, según explica un artículo publicado por La Radio del Sur en su portal digital.

“La Resolución 8 establece una doble legislación sobre el intercambio de monedas en Colombia: una legislación oficial, establecida por el Banco Central de Colombia; y una legislación especial solo para las fronteras”, refiere la publicación.

La información de la tasa de cambio libre que se establece en la frontera es difundida a través del portal web Dólar Today, que coadyuva a la desestabilización del país, ya que sustenta sus ‘cálculos’ de una cotización real del bolívar con respecto a la moneda estadounidense.

Las operaciones que se realizan en la frontera cuentan con el aval de las autoridades colombianas, estableciendo una tasa cambiaria que promueve hechos ilegales y destruye la economía venezolana.

2016: sube y sube

Al inicio de este 2016 el dólar paralelo se ubicó en 984,13 bolívares, hasta el mes de marzo contó con un incremento constante, cerrando en febrero en 1089,66 y en el mes siguiente en 1150 bolívares por cada dólar.

Durante los meses de abril y mayo el dólar del mercado negro se ubicó en 115,38 y 1002 respectivamente.

Los meses sucesivos el dólar paralelo fluctuó, ubicándose en el  mes de junio en 1088,46 y en julio bajó a 1069,23.

A partir de agosto y hasta noviembre su incremento fue indetenible, ubicándose en 1146,72 en agosto; en 1224,21 en septiembre; 1761,29 en octubre; y 4470,36 al cierre del mes de noviembre, a partir de allí se especulaba en que llegaría a 10.000 bolívares por dólar para final de 2016.

Sin embargo, tras una nueva estrategia implementada por el Gobierno Nacional para evitar la fuga de billetes de 100 bolívares que estaban saliendo del país por las mafias de Cúcuta, permitió que el dólar bajara nuevamente y no continuara incrementándose generando un caos mayor nuestra economía.

Al 21 de diciembre de 2016 el dólar paralelo se ubica en 2718,37 según refiere el portal web DólarToday, donde también se argumenta que el incremento del dólar obedece a que “erráticas políticas económicas hacen que siga disparándose el $ Paralelo, aunado al desplome de los precios del petróleo”.

La realidad es que Venezuela ha resistido los numerosos y constantes ataques para desestabilizar el país, su economía, sus políticas y hasta su cultura y su gente.

Dicom y Dipro: equilibrio temporal

Con el nombramiento de Miguel Angel Pérez Abad como Vicepresidente para el Área Económica y Ministro de Industria y Comercio, se implementa un nuevo sistema de captación, inversión y administración de divisas que respondiera a las necesidades actuales. La Divisa protegida (Dipro) para cubrir las prioridades del país y la Divisa Complementaria (Dicom), fluctuante para otros gastos e inversiones.

Está nueva política cambiaria es planteada para responder a la guerra económica generada por el mercado ilegal de dólares y por el bloqueo internacional en la obtención de financiamiento externo.

Pérez Abad refirió que “este nuevo sistema de cambio forma parte de un componente de un plan económico engranado en diferentes frentes”, según reseña nota de prensa publicada por el portal digital www.finanzasdigital.com.

La implementación de Dicom y Dipro, en marzo de 2016, permitió un equilibrio temporal, logrando bajar los índices de inflación y estabilizando la economía venezolana.

Esta nueva medida cambiaria fue concebida para incrementar la eficiencia de las divisas y colocarlas al servicio de los sectores estratégicos para el país, además de impulsar a su vez la producción nacional, con miras a sustituir las importaciones.

Para los sectores prioritarios se aplicó el tipo de cambio con Divisas Protegidas (Dipro) con una tasa fija de 10 bolívares por cada dólar, destinado al pago del sector salud, deportes, cultura, investigaciones científicas y casos puntuales de estricta urgencia.

También, el llamado cupo de remesas estudiantiles recibió dólar preferencial a tasa Dipro para el pago de actividades académicas presenciales en el exterior correspondiente a solicitudes aprobadas, así como solicitudes sucesivas, hasta el lapso previsto en la oferta académica.

Las pensiones de vejez, incapacidad parcial, invalidez y sobrevivientes, pagadas por el Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS) a residentes en el exterior también están contempladas dentro de la tasa Dipro.

Con relación a la tasa Dicom, estuvo destinado al pago de todas las transacciones u operaciones no incluidas en el Dipro, con una tasa fluctuante de acuerdo a lo establecido por la última tasa vigente Sicad.

Los consumos para viajes al exterior; tanto en consumos con tarjetas de crédito, así como avances de efectivo y el efectivo asignado a menores de edad por motivo de viajes al exterior se cotizan a dólar Dicom.

Las tasas Dicom y Dipro entraron en vigencia el 10 de marzo de 2016, según Gaceta Oficial Nº. 40.865. Estableciendo el Dipro a una tasa fija de 10 bolívares por dólar y Dicom con una tasa fluctuante que inició con 206 bolívares por dólar, según nota de prensa del portal www.noticiaaldia.com

Entrevistado por Oscar Schemel, en el programa Análisis Situacional, transmitido por Globovisión, el Ministro de Industria y Comercio para el momento, explicó que el sistema cambiario se ha desarrollado de manera regular, permitiendo detener el tipo de cambio especulativo que estaba forzando la formación de los precios en el país.

“Ahí tenemos un logro que ha sido contener que el paralelo siga creciendo mientras que alcanzamos generar los estímulos suficientes para que los nuevos actores privados nacionales e internacionales transiten por el nuevo sistema cambiario”.

Asimismo, Pérez Abad expresó “estamos próximos a liberar, a poner en marcha el Sistema de Cambio. Sobre todo el que más le interesa a la economía nacional que es el sistema de Cambio Complementario. El Sistema de Cambio Complementario es un tipo de cambio que obedece al comportamiento del mercado y que reconoce a otros sistemas porque cumple con dos orientaciones: captar divisas y administrar divisas para la sustitución de exportaciones y el estimulo de exportaciones”, destacó.

La estrategia central del entonces vicepresidente del Área Económica, Miguel Angel Pérez Abad consistió en permitir que el precio del dólar Dicom se elevará de manera acelerada y lo  más cerca posible de la tasa de cambio del mercado paralelo para crear un mercado legal que permitiera una paridad en ambas tasas donde el dólar pudiese fluctuar de acuerdo a la oferta y la demanda. Además de coadyuvar a detener el dólar paralelo.

La tasa Dicom inició el 10 de marzo en 206 bolívares y cerró  en 644 bolívares por dólar para el 3 de agosto de 2016, un día después que Pérez Abad abandonara ambos cargos. Quedando evidenciado que estas estrategias lograron disminuir la brecha entre la tasa oficial Dicom y la tasa ilegal del mercado paralelo.

Con la implementación de estas medidas cambiarias, el dólar proveniente de la renta petrolera seria destinado a la inversión social. A esto se suman la Agenda Económica Bolivariana y los esfuerzos y estrategias del Ejecutivo Nacional para afianzar la economía del país.

Cúcuta el epicentro de la guerra económica en Venezuela

En la operación del ataque al bolívar se utilizan dos herramientas o armas localizadas en dos frentes de ataque: por un lado, un sistema de cambio no regulado, que es tradicional en la capital del departamento Norte de Santander, y que involucra directamente al bolívar venezolano y al peso colombiano.

Y la segunda, al establecimiento de un mecanismo de fijación de precios basado en la relación cambiaria y no en un análisis de las estructuras de costo, refiere La Iguana en su portal digital.

Gracias a las mafias que atentan contra la estabilidad de Venezuela, la frontera colombo- venezolana se ha convertido en una especie de ‘paraíso fiscal’ donde se blanquea dinero proveniente de hechos ilícitos como el narcotráfico.

Cúcuta cuenta con numerosas casas de cambio que juegan con la moneda venezolana, depreciándola y devaluándola para continuar atacando a Venezuela, además de obtener ganancias exorbitantes en el cambio de una moneda a otra.

Otro de los ataques hacia el país, fue la fuga de billetes de 100 bolívares, que eran sacados del territorio nacional para terminar resguardados en el Banco de la República de Colombia. Creando escasez y la obtención de sustanciosas ganancias provenientes del cambio del bolívar a pesos según la tasa fijada y avalada por la Resolución 008.

Las nuevas medidas del Gobierno venezolano han permitido frenar este ataque contra nuestra economía, pero seguro vendrán nuevas estrategias para desestabilizarnos y más en un año electoral como 2017.

Nuevos desafíos: ¿Aprendimos la lección?

Tras un año de embates desde diferentes flancos que repercutieron drásticamente en la economía venezolana, este 2016 cierra con una  Venezuela expectante de cuáles serán los movimientos en materia económica que hará el Ejecutivo Nacional para detener la inflación, acabar con el desabastecimiento y la especulación, e impulsar la productividad del país.

Vale la pena preguntarse si ¿Se implementarán nuevas políticas en materia monetaria y cambiaria en el país?

2017 plantea nuevos retos y desafíos para el Gobierno Nacional a fin de estabilizar la economía y abrir las puertas a una Venezuela no de vacas gordas, sino una Venezuela próspera, consciente de sus recursos, pero sabia en la administración de sus riquezas.

DesdeLaPlaza.com/Beriozka Fereira