Desde La plaza » Columnistas » Corazón de lava