Desde La plaza » Columnistas » Después te cuento

Peligro al volante (y III)

Cierro los ojos y recuerdo esa tarde, cuando mi mamá me ofrecía quedarme con el carro de mi papá, un Cavalier azul del 98, antes de que pidiera...

Después te cuento