Desde La plaza » Columnistas » Crónicas Hertzianas » Redes sociales: ¡Defiende TU tiempo!

Redes sociales: ¡Defiende TU tiempo!

El chantaje

ADVERTENCIA: Este es el primero de 3 lunes (si te atreves) donde experimentaremos la importancia del uso productivo del tiempo en redes sociales, dentro del campo de la política. Como notarás en el indicador que ‘Desde la plaza’ te coloca, a tu derecha de este texto, los tres trabajos que te presentaremos en estas semanas son largos, creados intencionalmente para que pierdas tu tiempo. Tu lectura será larga y aburrida, tal como para nosotros fue investigar y redactar (así como lo lees, es el trabajo más aburrido que hemos hecho en nuestra vida). Al final de estas tres semanas, debes aprender por qué no se puede perder tiempo con manipuladores (no debaten con sus argumentos, sino manipulan los tuyos) ni arrogantes (se atribuyen privilegios que no tienen) ¿Defiendes tu tiempo?: ¡Que nadie te distraiga!

Cuando te encuentras en estos debates políticos que existen, como nunca antes, en la democracia que vive Venezuela, con interlocutores que no muestran abiertamente su militancia, buscando votos con falsas caretas de ‘comedidos’, ‘moderados’, etc., puedes terminar como Moisés y su pueblo girando el mismo desierto por 40 años. Si le respondes, él tergiversará tus palabras, y tendrás que responder a esa misma tergiversación, en un cuento de nunca acabar (por cierto, esa es la táctica de la oposición venezolana, la que no se dice, enredarte en debates interminables, imponerte su agenda distractora, que te quita tiempo para hacer realidad tus sueños, y más si los mismos coinciden con el plan de desarrollo nacional. Ellos saben que, si cumplimos las metas, si avanzamos sin que ellos logren sus objetivos de cambiar al gobierno, jamás podrán gobernar esta Venezuela que está a punto de hacerse irreversible: Independiente, avanzada en lo social, potencia, de política exterior multipolar, y defensora del planeta).

Estos interlocutores, no solo pretenden que pierdas tu tiempo, pretenden algo peor, obligarte a debatir con ellos, por eso los hemos clasificado como el manipulador arrogante (con precisión: persona que manipula, y que además cree poder exigir más privilegios de los que tiene derecho).

Lo primero que hace esta persona es irrespetar tu derecho a decidir a quién comunicar, y con quién dialogar (aclaro: existen diálogos obligatorios, como el que el presidente Nicolás Maduro, Jefe del Estado, Administrador del pacto social que nos dimos los venezolanos, debe tener, y tiene, con sectores políticos, empresariales, sociales, incluso con politiqueros tramposos, donde es deber dialogar, porque son ‘intocables’ que viven por la gracia de nuestra democracia, porque el pueblo opositor no ha decidido cambiarlos).

Entonces, comienzan las citas que hemos recogido por allí de varios diálogos, sincroniza tu reloj, comienza a leer, y puedes decirme a qué hora terminaste, comentando este artículo (Si no comentas, significa que el ejercicio funcionó):

“En efecto, tú ya no discutes, haces monólogos. No te interesa encontrar la verdad, sino imponer “tu verdad”, y por eso ejerces la “democracia revolucionaria”, aplicando la tolerancia con la opinión ajena, bloqueando al que no te gusta…”

La democracia que vive Venezuela es participativa, y protagónica (cuando dice “democracia revolucionaria” no nos elogia, es su forma de desconocer la Constitución) ¿Por qué calificamos a este interlocutor (no lo insultamos, es la definición correcta) como arrogante?:

  1. ¿Hacemos ‘monólogos’, las y los profesionales que ejercemos todos los días la comunicación (la interactiva incluso) porque no dialogamos, no discutimos, con UNA persona (o un mínimo porcentaje de personas)?
  2. ¿Estamos obligados a discutir con una persona con la que elegimos no hacerlo, porque no debate, sino manipula, provocando pérdidas inútiles de horas de nuestro tiempo, respondiendo solo a ese usuario de Facebook (no a todas, no a todos, solo a él, y gente fanatizada, como él)?
  3. ¿Y si deseamos, por ejemplo, cuidar una vieja amistad, o un parentesco, más sabiendo que, diciendo verdades, podría esa persona (no un país) romper vínculos con nosotros?
  4. ¿No queremos discutir, solo porque no discutimos con esa persona?
  5. ¿Hacemos monólogos… solo porque no dialogamos con él?
  6. ¿Quién le habrá dicho a este personaje que tiene ‘la verdad’, y que a través de él debemos encontrarla (probaremos más adelante que está equivocado)?
  7. ¿No encontramos ‘la verdad’, porque es suya, no de nosotros?
  8. Imponemos nuestra verdad ¿O son los hechos, el desconocimiento del interlocutor (en ambos sentidos, por ignorancia y por rebelión) acerca de la legislación y sistema que existe hoy en Venezuela, y los resultados, los que nos han dado la razón?
  9. ¿Quién ejerce la tolerancia, el que se abroga la verdad, y pretende imponerla sin prueba alguna (lo veremos en la segunda entrega) insultando a quien no está de acuerdo con él (lo veremos en la entrega final), o el que evita la inútil distracción, porque conoce bien a su interlocutor, y sus intenciones?
  10. Bloqueamos ¿Al que ‘no nos gusta’, o al que nos hace perder tiempo?

La décima pregunta te la responderemos la próxima semana, no olvides mirar tu reloj en estas tres entregas, e imagina repetir esta historia, con un interlocutor manipulador y arrogante, una y otra vez, todos los días, toda la vida.

No te asustes, en solo tres lunes nuestras ‘Crónicas hertzianas’ volverán a la normalidad, ya no abusando de tu tiempo, como haremos en estas tres entregas, sino dándote otras ideas para usar correctamente tu tiempo en las redes sociales.

Ennio Di Marcantonio

Ennio Di Marcantonio

Caracas, 38 años. Periodista, Licenciado en Comunicación Social, UCV, 2005. Trabajo de grado, '50 años de programación televisiva en Venezuela, estudio comparativo de la programación de la televisión venezolana'. Músico (escuela Pedro Nolasco Colón, 2000 - 2007). Productor, conductor y periodista del programa LA DESCARGA, transmitido por RNV Activa, más de 10 años llevando lo mejor del metal nacional e internacional, ahora los lunes y los jueves, de 10 a 12 de la medianoche. Columnista del Correo del Orinoco, sección 'La canalla mediática' (columna semanal sobre historia y actualidad de la televisión en Venezuela, premio Aníbal Nazoa, otorgado por el Movimiento Periodismo Necesario, 2014, premio Guillermo García Ponce, otorgado por el Consejo Legislativo del Municipio Bolivariano Libertador (Caracas, 2014). Columnista de la página web 'desdelaplaza.com' ('Crónicas Hertizianas' – Historia y aportes para la televisión en Venezuela)