Desde La plaza » CONTENIDOS ESPECIALES » Entrevista » Deyna Castellanos: “No esperaba un inicio así para mí”

Deyna Castellanos: “No esperaba un inicio así para mí”

Ocurrió en 2004. Venezuela comenzaba a coquetear con los triunfos en las eliminatorias rumbo a la Copa Mundial de la FIFA 2006 y el país, históricamente enamorado con el béisbol, empezaba a verse seducido por el deporte rey. Fue allí que Álvaro Castellanos, con 10 años, se plantó ante su padre y le dijo: “No quiero jugar más al béisbol, ahora quiero probar fútbol”.

A su lado, Deyna observaba fascinada. Tenía 5 años, pero la admiración que ya sentía por su hermano mayor la llevó a acompañarlo a todos los entrenamientos. Nadie sospechaba, ni por asomo, que esa escena familiar derivaría en una de las mejores campañas Vinotinto en un torneo FIFA.

“Iba con él a los entrenamientos y llevaba un balón. Me quedaba pateando y pateando, haciendo dominios. Hasta que un entrenador me vio y habló con mis papás para que me metiera. Al principio fue un shock: ‘¿una niña jugando fútbol? ¡No!’, pero me terminaron dando apoyo incondicional. Creo que es gracias a mi hermano que hoy estoy aquí”. Lo cuenta Deyna Castellanos en primera persona, aquella niñita que hoy, sin haber cumplido los 15 años, ya lidera la tabla de goleadoras de la Copa Mundial Femenina Sub-17 de la FIFA.

Dos ante Costa Rica, uno frente a Zambia, el decisivo contra Italia. Deyna Castellanos está en llamas. “No esperaba un inicio así para mí, aunque sí para el equipo”, cuenta a FIFA.com  quien, a causa de una lesión de rodilla, estuvo a punto de perderse la cita mundialista. Pero su fuerza de voluntad ha dado sus frutos y conserva, con tres encuentros disputados, dos distinciones a la Jugadora Live Your Goals del Partido.

Metas claras
“De las jugadoras que hayamos enfrentado hasta ahora es, junto a Gloriana Villalobos, de las mejores. Con dos atacantes como ellas, y la defensa que tengo, ganaríamos cómodos el Mundial”. El elogio proviene de Enrico Sbardella, entrenador de Italia, y define a la perfección las sensaciones que ha despertado esta admiradora de José Rondón.

Su entrenador, Kenneth Zseremeta, duplica la apuesta: “Es impetuosa, atrevida, fuerte. Tiene una agresividad positiva que le ha permitido destacarse con la edad que tiene. ¡No llega a los 15 años! Y juega para divertirse. Ella es eso, disfruta el fútbol”. Pero, ¿cómo es que lo disfruta tanto? ¿Qué cambió enVenezuela para que un grupo de niñas, no beisbolistas, tenga en vilo a toda una nación? Para Deyna, la respuesta es sencilla. “¡Se han dado cuenta de que el fútbol es el deporte más lindo del mundo!”.

Alentada por su madre en las gradas, seguida por su padre y hermano desde casa, Deyna Castellanos sabe que deberá ratificar sus credenciales goleadoras en los cuartos de final contra Canadá. Pero no teme: “Venezuela necesita alegrías y, para mí, llevar este escudo en el corazón es llevar a todos los venezolanos en él. Espero seguir dedicándoles más, porque son todos para ellos”.

Para ellos, pero para uno en especial. Y es que antes de despedirse, Deyna nos confiesa un secreto. “Cuando viajé para aquí, pregunté a mi hermano qué quería que le llevara. Y me pidió el título de goleo. Por eso, esto lo hago para él”. Nada menos que su mentor, el que hoy le permite cerrar los ojos e imaginarse un futuro promisorio en el deporte rey. “¿Hasta dónde sueño con llegar?” Deyna no duda, como en el área: “Lejos”, afirma. Está por el buen camino.

 

artículo tomado de fifa.com