Desde La plaza » PODER » Trabajadores y trabajadoras de Sunagro rumbo a la Patria Constituyente

Trabajadores y trabajadoras de Sunagro rumbo a la Patria Constituyente

El pasado viernes 12 de mayo, trabajadores y trabajadoras de la Superintendencia Nacional de Gestión Agroalimentaria (Sunagro) se reunieron en la nueva sede de la institución ubicada en Capitolio, para activar los espacios de discusión de la clase trabajadora atendiendo al llamado del presidente Nicolás Maduro de conformar la Asamblea Nacional Constituyente para la paz y el diálogo en el país.

Fernando Soto Rojas, expresidente de la Asamblea Nacional y dirigente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y el economista Julio Escalona, dirigente político, ensayista y profesor universitario, fueron los invitados de honor en un conversatorio que se realizó durante la mañana y contó con la participación de más de 200 trabajadores y trabajadoras de la institución.

Durante su presentación, Soto Rojas señaló que la oposición venezolana no tiene un proyecto político de país, y se ha sumado a las fuerzas internacionales que asedian a Venezuela para tributar a los intereses del capitalismo neoliberal y la oligarquía local.

Para Soto Rojas, ir a un proceso constituyente implica la discusión de propuestas que surgen en las propias bases del Poder Popular, y de la idea que los venezolanos y venezolanas tenemos del Estado y la sociedad que queremos.

“Hay que pasar de una Asamblea Nacional a una Popular como lo planteó Bolívar en 1819”, señaló, recordando la instalación del Congreso de Angostura, cuando el Libertador Simón Bolívar planteó la necesidad de convocar a elecciones para celebrar un Congreso Nacional, el segundo Congreso Constituyente de la República, que diera una respuesta constitucional a la inestable situación política del país en ese entonces.

El dirigente afirmó: “un Pueblo movilizado por sus ideas es indestructible. Esto está sembrado en todos los pueblos que decidimos ser libres”, por eso consideró necesario promover acciones que contribuyan al despertar de la conciencia Patria, avanzando en una línea de unificación programática de la clase obrera, el Pueblo y la Nación.

Subrayó que el pueblo venezolano no es el mismo de hace 18 años, pues gracias a la Revolución Bolivariana hoy tiene un alto nivel de politización : “No nos aferramos a un cambur, a un cargo institucional, estamos en este proceso revolucionario por una convicción política”, expresó.

Por su parte, el profesor Julio Escalona conversó sobre los retos planteados por la Constituyente para repensarnos como proyecto de país, invitando a la revisión crítica de la historia y de nuestras raíces culturales como pueblo, pero también ubicándonos en el escenario geopolítico actual, entendiendo el rol protagónico que tiene Venezuela para los movimientos políticos y sociales en la región.

El profesor señaló que en nuestro país la soberanía pasa por el reconocimiento del otro y se afianza en las raíces más profundas de la nación. Una de las principales características del proceso Bolivariano radica en su propuesta sobre la soberanía y autodeterminación de nuestro país, en franco combate con intereses injerencistas.

Expresó que para la oposición, Venezuela es solo un área de negocios a la cual ellos reclaman el privilegio de poder explotar para entregarla al capital financiero internacional. Como ejemplo, señaló el caso de Empresas Polar, una empresa transnacional que se disfraza como venezolana y que históricamente se ha beneficiado de la renta petrolera para la importación de materia prima, sin invertir en el aparato productivo del país.

Los principales capitales privados de Venezuela surgen de la dinámica económica colonial, y la lógica de su estructura económica heredada también de la colonia, que insiste en mantenerse en la actualidad: el comercio interior importa y el financiero especula.

Para Escalona, es claro que hoy nos enfrentamos a una guerra cuyo campo de batalla es inédito: el cuerpo y la mente de los venezolanos y las venezolanas. Advirtió que las prácticas opositoras han sido programadas para atribuir a los “colectivos” los destrozos que sus grupos radicales provocan, siendo esta una victoria en el terreno psicológico.

“La oposición quiere caotizar el país, buscar la ingobernabilidad, balcanizar nuestra geografía, dividirnos, destruirnos como nación soberana”, expresó el profesor Escalona, señalando que gracias a la conciencia del pueblo chavista, no hay cabida para la manipulación, por lo que no se ha caído en el escenario violento planteado por la derecha, pues al contrario, se ha insistido en una política de paz y diálogo.

El conversatorio culminó con las reflexiones de los trabajadores y trabajadoras asistentes, quienes felicitaron la iniciativa del superintendente Menry Fernández, e invitaron a replicar esta experiencia, comprometiéndose en la lectura y reflexión de la Carta Magna para la elaboración de las propuestas pertinentes desde la institución.

DesdeLaPlaza.com/Nota de prensa