Desde La plaza » POP » Lugares de Caracas a los que puedes ir el Día de las Madres sin gastar dinero

Lugares de Caracas a los que puedes ir el Día de las Madres sin gastar dinero

¿Quieres sacar a pasear a la reina de tu corazón, el Día de las Madres? Pero… ¿No tienes ‘dinero”?. ¡Tranquilo! eso ya no será un problema para ti, porque te mostraremos que en la ciudad de Caracas puedes pasar un día diferente con tu mamá, sin gastarse los ‘churipitos’.

Y sí, sé que es difícil de creer y más en estos tiempos, donde para distraerse y recrearse hay gastar plata. Sin embargo, DesdeLaPlaza.com  te demostrará que los mejores momentos que se viven con mamá son gratis y, además, te presentará múltiples opciones para pasar un día ameno con ella, sin gastar exuberantes cantidades de dinero, porque la cosa no está fácil mijo.

Lee con atención y verás que no te estamos mintiendo:

1. Los parques de Caracas “son Los Parques”

Cuándo los “billuyos” escasean en tu cartera y deseas pasear. ¡Bum!. Se te “prende el bombillo” y piensas automáticamente en visitar  Parque Miranda. Pues sí,  el  tradicional  Parque del Este, puede ser una alternativa para compartir con tu mamá en ese día especial.

Lo más atractivo de considerar este espacio de esparcimiento, es que la entrada sale totalmente gratis, lo único en que tienes que preocuparte es en comprar tus respectivos tickets del metro “ida y vuelta” que están a un precio módico de 8 Bs, que multiplicado por dos sería un total de 16 bolívares.

¡Que barato, que baratoooo!

Pero, no precisamente tienes que dirigirte a éste, también puedes ir a El Parque del Oeste, El Jardín Botánico, Los Caobos, Los Chorros, entre otros. Es más, se pueden llevar su termo con agua, pan con jamón y queso (hecho en casa), el pasaje y más nada, ya están hechos para disfrutar de una experiencia distinta e irrepetible. Y lo más importante con tu señora madre. ¿Qué tal?

Tú..y  tú mamá, en el parque, ¡piénsalo!

2. Ávila, cerro el Ávila… Waraira Repano

Si Mahoma no va al Ávila, el Ávila va a Mahoma. Algo así es, ¿no?. Bueno, si tienes una madre “fitness”, subir al Waraira a “patica” es otra alternativa a la que se puede recurrir para que no te gastes la “platica”,  porque si eliges la “opción teleférico”, la salida te puede salir… ¡Carito vale!

Además, el teleférico no está prestando servicios en estos momentos (no es broma), está en mantenimiento por este mes. Pero igualmente,  de estar en funcionamiento le estarías evitando este tipo de reacciones a  tu mamá:

¡Mamáaaaaa!

Y si tu mamá acepta la invitación, solo tienes que activar el pasaje para poder dirigirte a Altamira, a Cotiza o San Bernardino, para emprender la gran caminata y respirar el mejor aire puro de tu vida en compañía de tu señora.

¿Qué estás esperando? ¡Suban ya! y experimenten un cansancio diferente.

3. El arte también es gratis

Para aquellos que tienen una madre bohemia o qué, en efecto, sienta un amor desmedido por las exposiciones,  exhibiciones de pinturas, objetos históricos, artísticos y científicos, te presentamos los mejores museos de la ciudad, donde entrar no cuesta nada.

Ummm…Verdad que sí

Entre estos lugares destacan: El Museo de Bellas Artes, el Museo de Ciencias, Quinta Anauco, La Casa Natal del Libertador, el Museo Bolivariano, la Casa de las letras, el Museo de Arte Contemporáneo, entre otros.

Un día colmado de arte no cae mal, y con tu mamá mejor aún. ¿Malo?… Malo no es.

4. Un día de zoológico no tiene precio

En Caracas hay dos zoológicos donde gratis puedes entrar, para todo lo demás existe Master***.¡Queridos y amados hijos de la casa! éstos son: El Zoológico de Caricuao y el Pinar, que está ubicado en el paraíso.

Will, verdad que ir al Zoológico, no tiene precio:

No.. No.

Cálmate hermano, yo sé que no. ¡Will eres todo un gruñón!, sal con tu madre.

5. Y por último… “Punto fijo”

Existe un lugar muy acogedor y familiar, donde no gastas absolutamente nada. A este sitio se le llama “punto fijo”, que no es más que tu hogar. Sin embargo, hallamos la fórmula para hacer feliz a tu madre, quedándote en casa, ¿cómo?... ¡Simple!, juega a ser Eduardo Lozano y prepárale una comida bien sabrosa donde el ingrediente esencial sea el amor de un buen hijo. ¡Que mozzo *-*!

También puedes limpiar la casa, fregar los platos después de comer. En fin, aléjala de los quehaceres del hogar y verás que se contentará por ello.  Así que si te pones a pensar, quedarse en “punto fijo” no es una opción descabellada.

DesdeLaPlaza.com/Kelvin Castillo