Desde La plaza » RAÍZ » Efemérides » Las 6 curiosidades de Cervantes que seguramente no conocías

Las 6 curiosidades de Cervantes que seguramente no conocías

El 22 de abril de 1616 muere en la calle León (Madrid, España) a causa de una hidropesía (edema o retención de líquido en los tejidos), uno de los más grandes e inigualables genios de la literatura universal, Miguel de Cervantes Saavedra.

Al morir dejó incompletas algunas de sus obras, pero nos proporcionó durante su existencia obras maestras como “El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha (1605) y su segunda parte, “El ingenioso caballero Don Quijote de la Mancha” (1615).

Otras de sus grandes obras son “Novelas ejemplares”, “Ocho comedias y ocho entremeses” y “Viaje del Parnaso”.

A 399 años de su muerte te traemos las seis curiosidades de Cervantes que seguramente no sabías:

-Cervantes de Saavedra estuvo preso cinco años en Argel, cuando servía a las fuerzas armadas españolas. Intentó escapar cuatro veces y no fue liberado hasta que Fray Juan Gil pagó los 500 escudos de su rescate.

– En la batalla de Lepanto, donde la marina española lucho junto con el Vaticano y Venecia contra los turcos, Cervantes perdió gran parte de la movilidad del brazo y mano izquierdos, lo que le otorgó el apodo de el Manco de Lepanto.

-Aunque se tiene la idea de que el autor español y William Shakespeare murieron el mismo día, esto es mentira, pues Cervantes falleció el 22 de abril y fue enterrado un día después, en tanto que en Inglaterra funcionaba el calendario juliano y Shakespeare falleció un 3 de mayo de acuerdo al calendario gregoriano.

-La famosa frase de “ladran, Sancho, señal que cabalgamos“, una de las citas más famosas de la novela, aunque es atribuida al Quijote, no aparece en ninguna de las dos partes del libro.

-Aunque todas las ilustraciones de Sancho Panza, compañero de Don Quijote, lo muestran como un hombre gordo, Cervantes nunca lo describe como tal a lo largo de la novela. Fue el grabadista francés Gustav Doré el primero en plasmar esa imagen.

-Miguel de Cervantes era tartamudo; él mismo lo confiesa en el prólogo de sus Novelas Ejemplares, y fue una situación que lo afectó de manera social y anímica.

DesdeLaPlaza.com/Agencias/AMB