El drogo de Freddy Guevara resultó no ser tan “cuatriboleao”

Freddy Guevara

Nunca creí en la valentía que Freddy Guevara intentaba proyectar, cada vez que vomitaba alguna declaración a través de los medios que prestaron su plataforma para que el antiguo manitos blancas exhortara al derrocamiento del Gobierno. Cuando en julio de 2016 admitió públicamente su adicción a las drogas, no lo vi como un arrojo o acto de sinceridad, sino como producto de una torpeza al verse descubierto por la pregunta que al aire le hizo el periodista Ernesto Villegas. Quien desee verificar cuanto digo, solo debe activar el siguiente video: 

Las bravuconadas de este terrorista fueron posibles solo gracias a la investidura que en su momento le otorgó la inmunidad parlamentaria que, en mala hora, obtuvo en diciembre del año 2015 luego de las elecciones parlamentarias del seis de aquel mes. Gracias a ella (a la inmunidad referida), es corresponsable de la muerte de 172 personas, debido a que fue pública y notoria su participación organizando  y comandando guarimberos, llamando a “trancazos” y “tomas” ilegales de espacios públicos en todo el país, obstaculizando procedimientos legales de cuerpos uniformados que intentaban acabar con el caos y restablecer la normalidad, estimulando la subversión y el desacato a las leyes además de su intención manifiesta –junto a sus desadaptados colegas de la Asamblea Nacional- de pulverizar la institucionalidad a través de un burdo manejo de la dinámica legislativa.

El guapetón de cartón, terminó con una larga estela amarilla detrás del pantalón. Nadie sabe si entró fumao a la residencia del embajador chileno, titiritando de culillo ante la proximidad del fin de su mancillada inmunidad, a levantarse próximamente por decisión de la Asamblea Nacional Constituyente a solicitud del Tribunal Supremo de Justicia. Al barranco de la historia pasó su valentía de aserrín. Hasta sus seguidores y electores, deben sentirse defraudados. Hoy se dan cuenta de lo terrible que es perder un voto depositado con fe.

La embajada austral está obligada, por culpa de Guevara, a ampliar momentáneamente su partida para adquirir papel higiénico. Su huésped tiene la incontinencia a full vapor. Lo del tipejo “cuatriboleao” que decía ser, resultó ser un fraude colosal.

¡Chávez vive…la lucha sigue!