Desde La plaza » Columnistas » Alta mar (2019): La nueva serie española de Netflix

Alta mar (2019): La nueva serie española de Netflix

Alta mar es la nueva serie española de Netflix sobre un lujoso viaje en barco y sus consecuencias

 

Durante sus ocho capítulos, Alta mar, la nueva serie española de Netflix mantiene la llama de la curiosidad encendida. Ayuda mucho la puesta en escena, los decorados, su realización, pero sobre todo las actuaciones. Más allá de lo costosa que debió ser la producción de este relato que parece inspirado en las novelas de Agatha Christie, el más valioso elemento que posee es el talento de sus actores.

La serie es intensa y desde el primer minuto genera interés, aunque muchas veces lo que se nos narra no llega a ser tan sorprendente. La intriga funciona para seguir meticulosamente el ritmo de la trama sin deslumbramientos, pero  si con la dignidad que brinda la coherencia de una historia que parece saber hacia dónde va.

En los años cuarenta, las hermanas Eva (Ivana Baquero) y Carolina (Alejandra Onieva) inician un viaje en un barco de lujo. Desde el primer día se encontrarán con situaciones peculiares que rodearán su estancia de misterios que parecen no tener fin al menos para ella y el resto de los personajes. Para el público la sorpresa no es tan grande.

Las películas (y novelas) de detectives pretenden que la audiencia establezca teorías sobre lo que se cuenta. Es de esa forma en que generan una conexión con el público (o lector) que motivado por el deseo de saber más sigue el relato capitulo a capitulo. Si las situaciones no forjan una verdadera necesidad por develar los misterios que se han presentado, estas ficciones pueden perder valor.

En Alta mar esto no ocurre. El saber lo que va a pasar (o imaginarlo porque a veces es obvio) no te quita el placer de verla. Tampoco llega a ser un obstáculo para conectar con la trama.

Sus otros méritos tienen su centro en el elenco, cuyas interpretaciones brindan una perspectiva de verosimilitud y empatía que llena la pantalla. Esto tiene mucho que ver con lo bien delineados que se encuentran los personajes. Cuando te relacionas con cada uno, principales y secundarios, descubres que están muy lejos de ser huecos como si sucede en algunas ficciones. Su historia personal, su mundo interior, te permite conectar con ellos y desear ver (aunque te lo imagines) en qué pararán sus vidas mientras la trama avanza.

Finalmente, no todo es tan serio en Alta mar, también hace reír, y esto siempre se agradece. La serie genera un clima afable que te permite vivirla como un verdadero viaje de placer y aventura.

Mención aparte merece la ya mencionada realización: la ropa, escenografía, los efectos visuales y los diversos planos hechos para seducir y mostrar la mejor parte de una historia que te mueve.

Este primera temporada parece el abre boca de un relato que puede brindarnos mucho más.

@luisauguetol

Etiquetas