Desde La plaza » Columnistas » Boca-River: La batalla más grande del fútbol mundial

Boca-River: La batalla más grande del fútbol mundial

Año tras año el deporte, pero en especial el fútbol nos regala episodios emocionantes, curiosos e históricos que lo dejan en lo más alto a nivel mundial. De hecho, este año apreciamos la tercera Champions League consecutiva del Real Madrid, el Mundial de Fútbol más reñido de la historia donde los grandes a excepción de la campeona, Francia, dejaron mucho que desear y para cerrar disfrutaremos de una final de Copa Conmebol Libertadores entre Boca Juniors y River Plate, si, así como leen, una batalla entre los clubes más grandes del fútbol suramericano.

Esta será la primera final que disputen entre ambos por Copa Libertadores, para Boca será su décima primera final, de las cuáles ha ganado seis y en caso de quedarse con este trofeo empataría a Independiente de Avellaneda como los equipos con más títulos con siete. En el caso de River, los Millonarios afrontarán su sexta final de este tipo, en las que ya ha ganado tres de ellas.

Asimismo, será la primera vez que una rivalidad de este tipo se vea en una final, ya que ni en la Campions League de la Concacaf, ni en la UEFA Champions League se ha dado un enfrentamiento entre los clubes más importantes de esas regiones.

A pesar de que será la primera final por Libertadores entre ambos, ya se han visto en instancias decisivas. La primera fue en el Torneo Nacional de 1976, ganada por el Xeneize, y la segunda fue en la Supercopa Argentina 2018, ganada por River.

Además, este partido en La Bombonera, casa de Boca será el enfrentamiento 25 por Libertadores, dejando un saldo de 10 victorias para los azules, siete para los rojiblancos y siete empates (entre los empates se incluye el partido suspendido por disturbios en 2015).

Este clásico considerado por muchos conocedores del fútbol como el “mejor” del mundo incluso por encima de Real Madrid-Barcelona, entre otros, llega en un momento donde se disputará la última final a partidos ida y vuelta, ya que la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) ha venido haciendo cambios al torneo para hacerlo más visible a nivel de mundial. De hecho se decidió jugar ambos partidos un sábado, algo que era impensado al jugarse siempre los días miércoles.

Este partido tendrá una trascendencia tan importante para los argentinos al ser entre los conjuntos con más hinchas, con más arraigo e historia del fútbol albiceleste. La fuerte rivalidad entre ambas oncenas nació en el popular Barrio de La Boca, ya que tanto boquenses como riverplatenses nacieron en el mismo sector de Buenos Aires y tuvieron su primer enfrentamiento el 24 de agosto de 1913.

El primer club que se fundó allí fue River Plate, el 25 de mayo de 1901, tras la fusión de dos instituciones aficionadas: Santa Rosa y Las Rosales. En tanto, Boca fue fundado el 3 de abril de 1905 en un banco de la actual Plaza Solís, como consecuencia de la reunión de un grupo de jugadores de un equipo informal llamado Independencia Sud.

Se cree que los colores azul y amarillo de la camiseta fueron inspirados por el barco sueco Drottning Sophia, que por entonces estaba anclado en el puerto cercano al barrio de La Boca.

Si bien el primer Superclásico oficial data de 1913, los historiadores reconocen un amistoso el 2 de agosto de 1908 en el modesto estadio de Boca, en la Isla Demarchi, que terminó con triunfo local por 2-1 con goles de Rafael Pratts.

Sin embargo, el primer choque oficial se produjo el 24 de agosto de 1913 en el viejo estadio de Racing Club del barrio bonaerense de Avellaneda. River ganó por 2-1 con goles de Cándido García y Antonio Ameal Pereyra. Descontó Marcos Mayer.

Por otro lado, la única mancha que tendrá esta final será que se jugará sin público visitante, debido a los constantes enfrentamientos entre ambas aficiones y por lo difícil que se ha hecho en Argentina erradicar la violencia en el fútbol. Por causa de las rivalidades que hay en el fútbol argentino se han producido 135 muertes en los últimos 18 años, por lo que los hinchas del equipo visitante no pueden ir a los partidos del torneo local.

El fútbol que en Argentina es un asunto de estado, es la pasión más grande de ese país, por eso los clubes de fútbol, no solo Boca y River, se convirtieron en vehículos de un sentimiento de pertenencia que está por encima que el país mismo, a muchos argentinos les importa más el resultado de su club que el de la selección nacional.

Esta final representará mucho para Argentina y para el mundo, en ella se envuelve la pasión que caracteriza al hincha suramericano, esa pasión que lo ha hecho hacer cosas increíbles y hasta alocadas por el club de sus amores. También servirá para revalorizar la Copa Libertadores y buscar más seguidores en el mundo, para que en América veamos que si podemos tener fútbol de calidad y a pesar de no contar con los millones, la modernidad y el nivel de Europa, con nuestra forma de ver este deporte podemos apuntar a más.

Solo queda disfrutar de esta final y el pueblo argentino se anote un golazo en civismo. Por cierto como buen futbolero espero lo mejor de estos choques y que sea Boca Juniors quien levante la Libertadores.

¡Qué ruede el balón y el fútbol no pare!

@AlejandroC24