Desde La plaza » Columnistas » El Derecho de Admisión no es la solución a la violencia en el fútbol venezolano

El Derecho de Admisión no es la solución a la violencia en el fútbol venezolano

Foto: Los Demonios Rojos

La temporada 2018 de la Liga Profesional del Fútbol Venezolano (Liga FUTVE) quedará en el recuerdo de los amantes del balompie en el país, por ser esta, la primera campaña organizada y gerenciada por los equipos junto a la Federación Venezolana de Fútbol (FVF), organismo que todavía no termina de traspasar por completo el mando del torneo a sus protagonistas: los clubes.

Con sus altos y bajos desde la creación de la Asociación de Clubes del Fútbol Venezolano (Asociación FUTVE) se han venido realizando cambios al campeonato con el fin de mejorar lo organizativo, deportivo y comunicacional para de a poco ir llevando el fútbol nacional a cada rincón, con el fin de contagiar al venezolano con esta pasión que mueve masas a nivel internacional, pero que en nuestro país se ha hecho difícil por la poca cultura “futbolera” que existe en el mismo.

El partido que esta semana enfrentó a Carabobo F.C y Caracas F.C por la jornada 10 del Torneo Apertura pintaba en el papel como un encuentro “idoneo” para contagiar fanáticos, ya que se medían el primero y el segundo de la tabla, los dos máximos goleadores del certamen y por si fuera poco se jugaba un “clásico” en las gradas por la fuerte rivalidad entre los Granadictos 24 y los Demonios Rojos, barras de ambos equipos.

Con el liderato y el honor en juego, granates y caraqueños tuvieron un complicado duelo que terminó igualado sin goles y sin la trascendencia que pudo haber tenido por otra razón: el derecho de admisión.

Días antes del partido la directiva del Carabobo F.C encabezada por su presidente Jimmy Ayoubissa, prohibió el ingreso de los hinchas del Rojo al careo realizado en el Misael Delgado de Valencia, acusando la “falta de efectivos policiales y las condiciones del estadio” como causales de tal decisión. Seguidamente, muchas fueron las reacciones que generó la medida en las redes sociales entre ellas la de Esteban Trapiello, presidente de La Tele Tuya (TLT), quien aseguró que si Carabobo no recibía a la barra visitante su canal no transmitiría el compromiso, y así sucedió, se jugó sin hinchada visitante y sin difusión televisiva.

Algunas directivas del fútbol nacional tratan de erradicar la violencia de los estadios con el derecho de admisión, medida que es impropia de una liga profesional. Si se quieren evitar estos hechos, los clubes en conjunto con la federación deberían sostener mesas de trabajo con los organismos de seguridad para organizar dispositivos que permitan el normal desarrollo de los partidos, en donde tanto jugadores, fanáticos y medios de comunicación se sientan seguros de asistir a las canchas pensando en la liga como producto de consumo para la familia venezolana.

Hace poco el gerente deportivo del Caracas F.C, Miguel Mea Vitali, expresaba lo motivador que era disputar un encuentro con ambas barras y más cuando hay algo en juego, ya que como diría Eduardo Galeano: “jugar sin hinchada es como bailar sin música”. Por lo que si queremos que la organización de la Liga FUTVE se asemeje al de los grandes campeonatos mundiales, se debe prohibir este tipo de medidas para abarcar el problema con mecanismos efectivos en donde se trate de evitar la violencia en los estadios con campañas de prevención y concientización sin acabar con la fiesta en las gradas.

¡No al Derecho de Admisión!

@AlejandroRCD24