Desde La plaza » Columnistas » Desde La Butaca » Todos los caminos llevan a Roma: cliché amoroso

Todos los caminos llevan a Roma: cliché amoroso

Lo más divertido de Todos los caminos llevan a Roma es sin duda el elenco multicultural e internacional que posee: Sarah Jessica Parker, Claudia Cardinale, Raoul Bova, Paz Vega, entre otros. En esta cinta de la sueca Ella Lemhagen, sorprende fundamentalmente Cardinale, quien a sus casi ochenta años interpreta un personaje muy determinante para el giro de la historia.

La icónica actriz italiana, célebre por sus interpretaciones bajo la dirección de Luchino Visconti, Federico Fellini y Sergio Leone, pero sobre todo por su belleza de juventud, aparece aquí alimentando una comedia simple sobre el amor, los viajes, el tiempo perdido y las relaciones familiares.

Está claro que algunas películas son para pensar, otras buscan experimentación cinematográfica, muchas poseen actuaciones brillantes, buenos efectos especiales o una fotografía impactante. Esta cinta, muy al estilo de las que acostumbra filmar Sarah Jessica Parker, es un evento divertido, intrascendental, sin dolor, ni alegría, miedo o certezas, pero también –y sobre todo- exenta de fatiga o aburrimiento.

Hace unos años Parker protagonizó “Tentación en Manhattan” (2011) y antes las populares versiones fílmicas de “Sexo en la ciudad”, todas películas que coinciden en casi todos sus elementos con este nuevo filme que conjuga historias de amor con la aventura propia de las comedias de enredos.

La única diferencia radica en el paisaje, ya Parker no se mueve en Nueva York, la cinta está ambientada en Italia, un lugar al que los americanos suelen volver para sentirse románticos: To Rome with Love (2012), Eat Pray Love (2010), Cartas a Julieta (2010), Bajo el sol de la Toscana (2003) y un interminable etc.

Con el éxito de las novelas del escritor italiano Federico Moccia y sus versiones cinematográficas, se ha vuelto casi una cita obligada realizar de vez en cuando alguna comedia romántica con escenario italiano, paisajes bucólicos, enredos y amores idealizados por el paso del tiempo.

Aunque tal vez este gusto de Hollywood por Italia viene de más lejos, no de gratis “Matrimonio a la italiana” de Vittorio De Sica fue nominada al Óscar en 1964, reafirmando a Marcello Mastroianni y Sophia Loren como estrellas absolutas de la época.

En esta cinta, la española Paz Vega le gana esta vez en elegancia a Parker, quien luce muy sencilla en su look de madre desesperada y un poco confundida por los aires románticos de las regiones italianas.

Si te gustan las comedias románticas no perderás el tiempo, buen nivel de entretenimiento, algunos besos y suspiros en el aire. Nada nuevo bajo el sol.

@luisauguetol