Desde La plaza » Columnistas » Diálogo desde la acera » ¡¡Go home yanquis de mierda!!

¡¡Go home yanquis de mierda!!

La frase original, pronunciada por el Comandante Hugo Chávez, comienza diciendo «¡VÁYANSE AL CARAJO!» ¡Váyanse al carajo yanquis de mierda!

Es parte del discurso que el Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez, pronunciara desde el Estado Carabobo el 11 de septiembre de 2008, a propósito del anuncio de ruptura, por parte de Venezuela, de relaciones diplomáticas con EEUU, decisión tomada en solidaridad con el pueblo boliviano y con el Gobierno de su Presidente, Evo Morales.

«Váyanse al carajo yanquis de mierda que aquí hay un pueblo digno. Aquí hay un pueblo digno yanquis de mierda, váyanse al carajo 100 veces, aquí estamos los hijos de Bolívar, los hijos de Guaicaipuro, los hijos de Tupac Amarú, y estamos resueltos a ser libres», dijo entonces, enfático y solidario, al conocer de las agresiones contra el hermano pueblo de Bolivia, por parte del gobierno estadounidense.

Hoy, esa misma frase de Chávez, la retomo a raíz de las órdenes que Mike Pence pretendiera impartir «al pueblo venezolano» para que deponga a nuestro camarada Nicolás Maduro de su legítimo y Constitucional Presidente de la República Bolivariana de Venezuela.

Como se sabe, el día miércoles 23 de enero, siguiendo las órdenes impartidas desde el Departamento de Estado yanqui, el traidor y apátrida de apellido Guaidós se autoproclamó presidente interino para recibir los aplausos de sus amos, conquistar la opinión pública mundial e intentar derrotar la Revolución Bolivariana y Chavista.

En respuesta inmediata, nuestro Presidente Constitucional rompe relaciones diplomáticas con EEUU y llama al Poder Popular para mantenerse firme, unido, en vigilia y en la calle, junto a nuestra Fuerza Armada Nacional Bolivariana, para desplegar la Defensa Integral de la Patria, tal como lo hemos jurado con nuestro Comandante en Jefe, presidente Nicolás Maduro.

Utilicemos algunos aspectos presentes en este contexto. En primer lugar, observamos a un desesperado y nervioso Gobierno imperial que, ante la imposibilidad e incapacidad para seguir sus acostumbrados y «discretos» guiones de intervención contra países a los que quieren imponerse y mantener su dominio, entonces es el propio vicepresidente yanqui, Mike Pence, quien asume la vocería de la oligarquía y oposición en Venezuela,exhortándolos a provocar una guerra civil y el derrocamiento de nuestro Presidente Constitucional, Nicolás Maduro.

En segundo lugar, observemos cómo la derecha apátrida y oposicionista inclina, sumisa, la cerviz ante sus esclavizadores para tratar de obedecer incondicionales las órdenes gringas.

Pero, en tercer lugar, también observamos cómo los sectores alienados, permeados por la propaganda yanqui y por los paradigmas del «American way oficina life», actúan traicionando a la Patria que les vió nacer y contribuyendo a la entrega de nuestra soberanía al Imperio estadounidense y a los intereses de de los grandes capitales transnacionales.

En este contexto de molecular confrontación social de clases y de despliegue total de guerra «invisible», el desafío para las y los patriotas, para las revolucionarias y los revolucionarios Bolivarianos y Chavistas, para el Gobierno que preside Constitucionalmente nuestro camarada Nicolás Maduro, es identificar claramente al enemigo, cerrar filas de resistencia frente al mismo, combatir y vencer en todos los terrenos, pero sobre todo en el de la conciencia de clase, de la conciencia de Patria soberana y socialista.

El Clarín de la Patria ha sonado y no podemos optar entre vencer o morir, ¡Necesario es vencer!

Ilustración: Iván Lira