Desde La plaza » Columnistas » ¿Existe el cine homosexual?

¿Existe el cine homosexual?

¿Existe el cine homosexual o para homosexuales? ¿Existe el cine heterosexual o simplemente el cine es un  arte que involucra todas las parcelas de la vida?

El mundo está lleno de prejuicios que contaminan (y modifican) todos los ámbitos. Esto incluye al cine. Amo las historias, cada una de ellas posee una variedad de temáticas y situaciones que incluyen la sexualidad.

El cine cuenta historias de amor, las hay heterosexuales y homosexuales. Me acerco a todas con la misma emoción. Para mi da igual si la historia que me toca presenciar es entre hombres, mujeres o entre un hombre y una mujer. Del cine me gusta su poder para hacernos ver la vida bajo diversas ópticas. El cine es diversidad.

Recientemente he notado que no todo el mundo piensa igual. Algunas personas solamente desean ver historias de amor “conservadoras”, es decir, entre hombres y mujeres. Algunos catalogan el cine de “homosexual” o “heterosexual” y si la película relata una historia de amor entre hombres no interesa a todo el mundo. Se habla de un cine homosexual o para gays ¿eso existe?

Pedro Almodóvar es un director endiabladamente talentoso. Sus películas expresan su forma de ver el mundo. Su universo engloba un sinfín de situaciones homosexuales y heterosexuales. Pedro Almodóvar es un artista, hace cine y más que cine hace arte. Para identificarte con sus películas, para sentir lo que quiere trasmitir no hace falta que coincidas con su modo de ver el mundo. Si te gusta el arte y entiendes la libertad que debe existir para producirlo es probable que te guste (o al menos respetes) su obra. A mí me pasa. Desde los 16 años amo su cine y no tengo nada que ver con el universo que describe, tampoco soy homosexual.

Marco Berger hace un cine que cuenta historias sobre diversos aspectos que rodean la vida de las personas homosexuales. Son historias que describen situaciones con las que cualquier ser humano puede involucrarse. Ausente (2011) es una película sutil que descubre emociones humanas que sienten hombres y mujeres sin importar su tendencia sexual. La película retrata lo complejo que puede ser en ocasiones conocerse a uno mismo, saber realmente quien eres y lo que quieres de la vida. El tema y la forma en que Berger trata la historia te permite acercarte a los personajes. Si son  homosexuales o heterosexuales no tiene ninguna importancia. Pasa igual con otra de sus películas, Hawaii (2013) una de las más hermosas historias de amor que he visto en mi vida. Es un relato sobre dos hombres y como llegan a conectar en una situación improbable. No tienes que ser gay para entenderlo, para emocionarte con su espléndido final.

Podría seguir enumerando un sinfín de películas y directores cuya temática envuelve historias homosexuales. Hay cientos de filmes que cuentan relatos relacionadas con este tema. Películas que son simplemente eso: narraciones sobre una parcela más de la vida.

No existe el cine homosexual o para homosexuales, así como no existe el cine heterosexual o para heterosexuales. Parece una obviedad decirlo, pero cuando leo algunos comentarios en redes sociales me doy cuenta que es necesario, a veces, hablar de obviedades.

El cine es libertad, diversidad, estigmatizarlo y etiquetarlo me parece limitante.

No ver ciertas cintas debido a su temática es condicionar la mirada e impedir que uno de los verdaderos sentidos del cine se materialice: la posibilidad de ver la vida desde la óptica de otros.

@luisauguetol