Desde La plaza » Columnistas » La calle como territorio dialógico