Desde La plaza » Columnistas » La plaza del placer » Descubrir una mentira puede poner fin a la relación

Descubrir una mentira puede poner fin a la relación

Uno de los motivos en el deterioro de una relación de pareja es la mentira. Si estas se vuelven permanentes, podrían terminar resquebrajando la convivencia y con ello llegar la separación. Siempre ha existido el dilema si se puede perdonar y olvidar una mentira, lo que sí es cierto que tarde o temprano las mentiras terminan descubriéndose y un factor importante para evitar caer en ellas es la confianza mutua en la pareja.

Para lograrlo se debe tener presente tres puntos:

La comunicación: La pareja no sabe hablar de forma sincera sobre temas incómodos y recurren a la mentira porque explicarlos puede resultar muy complicado. También puede ocurrir que mientan porque consideran que el otro no lo entendería y usan la mentira como justificación de esa falta de comprensión o entendimiento.

Inseguridad en sí mismo: En estos casos se usa la mentira para presentarse como la persona ideal y que no es, para parecer mejor de lo que es, o para parecer lo que cree que el otro espera de ella. Miente para dar una imagen de lo que no es por el miedo al abandono por parte del otro porque considera que no es digno de ser querido con sus errores o defectos.

La falta de confianza en el otro: No se confía en el otro lo suficiente como para mostrarse tal y como es y se escudan en la mentira para evitar que el otro descubra todo sobre la otra persona.

Ante esto, vemos como refieren algunas parejas cuando se les consulta sobre el tema. Entre los casos tenemos los aseguran que cuando mienten a sus parejas es principalmente para no dañarlas o no preocuparlas. Esto ocurre frecuentemente en caso de infidelidad. Si la persona infiel tiene claro que no quiere dejar a su pareja, no hay sentimientos de por medio con el amante, le quitará toda la importancia a la traición y se mentirá a sí mismo, además de a la pareja, diciendo que no lo dice por no hacer daño. La realidad suele ser que no lo dice porque teme o no le gustan las posibles consecuencias.

Y en otros, aseguran que lo que más le dolería de su pareja es que le mintiese, mucho más que la causa de la mentira, pero no es una mentira la que mata el amor, es la sucesión de las mismas.

Lo cierto es que no podemos hacer nada para evitar que nuestra pareja mienta y el mejor consejo es confiar hasta que se demuestre lo contrario, pero también es verdad que una persona mentirosa no puede cambiar hasta que no admita que tiene un problema con esa afición a ocultar la verdad y, en muchos casos, busque ayuda para solucionarlo.

Orientadora en sexología
Rina Morales

Rina Morales

Consulta - Asesoría área de sexología y derechos sexuales y reproductivos. Invitada como especialista en área de sexología y derechos sexuales y reproductivos en diversos medios de comunicación social en Venezuela