Desde La plaza » Columnistas » La plaza del placer » A los 40 te fijas en uno de 29

A los 40 te fijas en uno de 29

Un día se cruzaron las miradas, el tema de conversación trasgredió a lo cotidiano, una invitación a ver una película término con la seducción de las caricias recorriendo el cuerpo de esta mujer de 44 años, en sus estructuras nunca se pautó estar entre las sabanas de un joven de 29 años. Con estas líneas inicia el email que recibimos desde la plaza del placer. Lo tomaremos como referencia para hablar sobre los prejuicios y estereotipos sociales en las relaciones de parejas con brecha en la edad.

En miras de buscar referencias de parejas de famosos que están en relaciones con diferencia de edad, al revisar los medios digitales, un gran titular acompaña la campaña electoral del candidato a la presidencia de Francia, Emmanuel Macron, casado con una mujer 20 mayor que él. Su relación está ocupando más titulares que su propio programa de gobierno.

Socialmente son más aceptados las relaciones donde el hombre es mayor que la mujer.  Cuando es a la inversa comentarios como estos enmarcados en la mayoría de prejuicios y estereotipos, ¨ella podría ser su madre¨, que si ¨esa pareja no tiene futuro¨, que si él podría estar con mujeres más jóvenes y ella con alguien de su edad. La sociedad todavía arquea una ceja cuando una mujer se empareja con un hombre bastante o mucho más joven que ella. Incluso se han inventado términos peyorativos para ellas como asaltacunas o para ellos, toy boy, chico juguete.

La mujer ocupa una posición social diferente con respecto a unas décadas atrás. Ahora es más independiente social y económicamente. Una mujer de edad madura ya conoce su cuerpo, más seguridad en su sexualidad y disfruta estar acompañada de una persona más joven.

¿Qué tienen de singular a nivel afectivo o sexual las parejas en las que la mujer es mayor que el hombre?

Ella puede encontrar la vitalidad de la juventud, la mujer se puede sentir una triunfadora social por el hecho de estar con un hombre más joven. Muchas mujeres de mediana edad son atractivas. Y hay que tener en cuenta que la plenitud sexual del hombre se da a los 30 años, mientras que la mujer llega en plena forma a los 50. Esa combinación sexual es muy satisfactoria para ambos porque se mezcla potencia y experiencia. Un hombre aún en buena forma con una mujer que conoce su cuerpo y sabe muy bien cómo conseguir placer. Pero una mujer de 45 o 55 años puede transmitir mucho erotismo y sensualidad con su forma de hablar, con su mirada.

No hay una explicación universal para todas las parejas en las que el hombre es bastante o mucho más joven que la mujer. Claro que las parejas en las que él es más joven pueden ser sanas. Son amantes durante un tiempo y ya está. No siempre tienen que ser relaciones problemáticas o cortas, pero se enfrentan a importantes dificultades. La atracción, el enamoramiento o el deseo de estar con una persona no son garantía de que una relación vaya a durar. Y en este tipo de relaciones quizás ambas personas se encuentran en un momento vital muy diferente.

Pro Vs contras

Sentirte deseada por un hombre joven, que podría elegir a otra jovencita pero te elige a ti, es un estímulo para tu autoestima.

Él es joven, y por lo tanto ardiente. Siempre o a menudo está encantado de practicar sexo contigo. Su compañía rejuvenece, porque él siente apetito por la vida, está siempre dispuesto a aprender y a probar cosas nuevas. Este es un aspecto que apreciarás mucho si estás divorciada de un hombre con el que la relación se volvió pura rutina.

Tú sigues siendo una mujer atractiva, aunque ya no tengas 25 años. Seguramente, si has superado los 40 e incluso los 50, sientes que estás en el mejor momento de tu vida.

Debes ser muy cuidadosa si tienes hijos, porque esta relación podría afectar negativamente a tu relación con ellos. Y eso es, seguro, lo último que deseas.

Si todavía estás buscando al hombre de tu vida o no tienes hijos y deseas ser madre, no tiene sentido que pierdas el tiempo con chicos jóvenes a no ser que ellos también quieran fundar una familia. Asegúrate de preguntárselo y, si no tienes los mismos intereses, déjale ir y busca un hombre que te ofrezca compromiso y seguridad.

Tener una pareja más joven puede hacer que te sientas celosa e insegura. Si tu autoestima no es lo bastante sólida, corres el riesgo de compararte continuamente con otras mujeres o de desvalorizarte porque tu aspecto no es el de una jovencita.

Aunque los tiempos han cambiado, podrías tener que enfrentarte a la desaprobación de tus familiares y amigos, que quizás no entiendan por qué una mujer hecha y derecha como tú está con un chico que podría ser su hermano pequeño.

Es evidente que todas las parejas corren el riesgo de enfrentarse a dificultades o crisis a lo largo de su relación. La clave para las parejas en las que la mujer es la mayor reside, en que disfruten de un buen acoplamiento sexual y tengan caracteres compatibles, valores similares, y un proyecto común. Y tendrán que ser fuertes para no dejarse llevar por el qué dirán y demostrar que el amor no tiene edad.

Orientadora en Sexología