Desde La plaza » Columnistas » La plaza del placer » Los hombres multiorgásmicos

Los hombres multiorgásmicos

Creemos que experimentar multiorgasmos es exclusivo de la mujer, pero he aquí una maravillosa noticia: los hombres también pueden disfrutar de este placer casi mítico. Ya a finales de los años 80 se planteó esta duda, y los doctores William Hartman y Marilyn Fithian realizaron un estudio en el que aseguraron que el 12 por ciento de los varones tenía capacidad para alcanzar el multiorgasmo.

Lo primero que debemos saber es que el orgasmo y la eyaculación son dos procesos diferentes, aunque tradicionalmente se den en simultáneo. Es decir que es posible tener una eyaculación sin sentir el placer del orgasmo, así como es posible tener un orgasmo sin que exista la eyaculación. El truco está en aprender a diferenciarlos y manejarlos como solistas, aunque puedan hacer un dúo de vez en cuando. Es importante que sepamos que un multiorgasmo masculino no significa retomar rápidamente la erección después de la eyaculación; sino poder mantener la erección y tener varios orgasmos seguidos antes de la salida del semen.

¿Cómo se logra?

Desafortunadamente, pocos hombres saben que son capaces de tenerlos, y menos aún se han dado la tarea de aprender y practicar las técnicas que perfeccionarían su multiplicidad orgásmica. Eso sí, deben tener paciencia y ejercitar mucho.

Aprende a controlar la eyaculación: como dijimos antes, es vital aprender a separar la eyaculación del orgasmo. Para ello, debes fortalecer los músculos pubocoxígeos, las mismas contracciones que realizas cuando se detiene la orina. Este ejercicio debe practicarse durante varias semanas, haciendo un promedio de 20 a 25 contracciones diarias. Esto mismo lo vas a hacer durante el acto sexual, pero interrumpiendo la eyaculación, hasta alcanzar el orgasmo, vuelves a repetir el proceso todas las veces en que te sea posible controlar la eyaculación. Entonces, estarás experimentando ser un hombre multiorgasmico.

Maneja la tensión sexual: también debes aprender a manejar la tensión sexual que se produce en tu cuerpo. Esto se trabaja mediante una serie de ejercicios de masturbación extensa que te ayudarán a dominar tu propia excitación.

Respira adecuadamente: es imprescindible para lograr multiplicidad orgásmica. Cuando un hombre está altamente excitado y acercándose a su reflejo eyaculatorio, la capacidad que tenga para respirar profundamente y ralentizar el ritmo cardíaco hace una gran diferencia en el resultado multiorgásmico. Así que no olviden respirar correctamente, inspirando por la nariz dejando que sobresalga el vientre, y expirando hasta que sientan que el pene y los testículos se elevan un poquito.

Presiones claves: hay tres puntos en el pene: uno justo debajo del glande otro, alrededor de la base; y por último, un punto sobre el perineo. Presiona alguno de estos tres puntos, para controlar la eyaculación. Esta técnica que se utiliza como parte del tratamiento de eyaculadores rápida, resulta muy eficientes para perfeccionar las experiencias multiorgásmicas en el hombre.

Desde esta plaza del placer les dejamos tarea para realizar y hombres a disfrutar de todos los orgasmos.

 

Orientadora en Sexología