Desde La plaza » Columnistas » Memorando » La arquitectura de los pájaros

La arquitectura de los pájaros

¿Has visto cómo cagan los pájaros?

Párate frente al árbol

y dilo

que los has plantado

que los peces están allí para ti

que los gallos sólo saben amanecerte

dilo

que el pájaro se come

las migajas del mundo

y que el mundo gira alrededor de la palabra

de tu palabra.

La fruta.

Podrás dibujar una flor

idéntica

dilo

habrás parido el color y la solidez

¿Has oído cuando mueren los pétalos de la siempreviva?

se engrosa la piel y se oscurece

dilo

te hiciste numerosa

un ejército de guacharacas

a cambio del hambre

levantaste un horizonte de paja

¿Cómo se camina hacia el pasado?

¿Has visto cómo cagan los pájaros?

Dilo

te comiste el pájaro

y su mierda

y te alzaste

dilo

que la leche del caucho te preña

que de la tierra en la uñas

los gusanos hicieron casa

y de ti comen las hojas.

Tu reino moral

cielo que libera el esfínter

un tapiz negro

un hueco

dilo

un culo

El sol me agrieta los ojos

cuando los pájaros

te digieren

dilo

¿todo este aire a cambio de qué?

No me arrees

que me cagaste en el lomo

donde mismo comes

que tejiste sobre mi frente

al mismo diablo

no me arrees

Dilo

¿a qué sabe la mierda?

Dicen que no sabe mejor

de lo que huele

yo, que te compro tanta mierda, yo

tengo lástima de mí

que no sé decir rojo

dilo por mí

que eres libre de batir la carúncula.

Dilo

¿cuándo eres mejor persona,

cuándo cagas

o cuando te dejas cagar?

¿cuándo, cuando duermes

cuando rezas en otras lenguas,

cuando sudas sobre el vientre

ajeno?

Dilo

Te he visto

hinchada

llorar te he visto

loca de luna

y negra

mi cara en la botella

En la cruz del camino

estoy yo y también mis pies

¿Has visto cómo cagan los pájaros?

Cagamos sólo en lo que se acaba de asear

encima de las cagadas de la iguanas

en el mango más brillante

Dilo

maldita sean la mierda

y la pluma

y el pájaro

que no aguanta semilla en el pico.

Cuando el pájaro no come

hace su casa

y en la arquitectura del vuelo

la gravedad nos quita peso.

Dilo

qué duro se ha hecho

el canto donde el aire

abre y cierra la boca

qué dura la moneda

la promesa

qué duro el pan.

¿Quién asistió a sus rezos?

¿Qué pájaro se detuvo en la ventana?

¿Quién se cagó en su pieza?

Este es un día frío

no quiero responder

porque nada devolverá

el verde a la manzanilla

y en mí

ondea una

bandera de viento

con ningún pájaro

en medio de mi sexo.

Y cerca

el ayuno

lo mantiene todo adentro

haciéndose bola

esperando

a que abras el surco

y nazcas

en el fuego de la corocora.

Etiquetas