Desde La plaza » Columnistas » Memorando » Memorando 016

Memorando 016

resbalé y caí entre los huesos de un país pequeño

un país en cuya boca duerme el rey zamuro

hay oro y hay también lodo

el lodo que cubre el corazón y el oro que esconde la gente

Camina con las caderas abiertas porque siempre está dando a luz

Qué joven es mi país muerto

Las plañideras afluyen

empantanan los ríos embaulados

y huele a oxido la piel del obrero

a pozo las manos de la cocinera

a semen el vientre de las vírgenes

Este país huele a placenta y a tajadas fritas

resbalé

defenestrada por mí país

y los espejos no me miraron

De este lugar se pretende la épica

y no hay nada que no se pueda adornar

pero la verdad crece sin lentejuelas

Como todos los países este país es una guerra

una muchacha a la que se vende como servicio

el imperio de la muerte que crece con cada parto

es la tierra del lagarto

escamada

cicatrizada por el sol

resbalé y nadie podrá decir que no me levanté

que soy un país derrotado

no creo en dioses

porque dios es un país

con la cabeza podrida

con las ventanas cerradas

el cadáver de los augurios

Nadie podrá decir del pez que no baila antes de morir

Etiquetas