Desde La plaza » Columnistas » Memorando » Petra

Petra

Para Madre una casa de piedras

y entre las piedras tu cabeza

y la cabeza de la gente que

la ha hecho llorar

.

Estaría mi cabeza sobre la puerta

porque Madre se merece una casa

con entradas

que no lleven a ninguna parte

.

En la frente de la casa

el filo de la montaña

Una mujer salvaje de salvaje cornamenta

una mujer en silencio

 .

En la lengua

Madre en horizonte

de vientre remolacha

de tetas amputadas

.

Para Madre un ataud de cristal

para que sus ojos abiertos contemplen de la tierra la vida

y vuelva su cuerpo a crecer

a romper los vidrios y las carnes y las piedras

.

Una casa para constatar

que Madre sabe nacer

quiere nacer

puede

.

Es madre el estruendo

sobre un jinete de piedra

La flecha en el arco que no se arroja

y se devuelve tibia al árbol

.

Es Madre

en la ventana

un cielo de ojos nazareno

La Madre que me convoca a la guerra