Desde La plaza » Columnistas » Mirar la radio desde las redes

Mirar la radio desde las redes

La radio está conceptualmente concebida para ser escuchada. Lo digo, aunque parezca una verdad de Perogrullo. Entre los medios de comunicación, el descubrimiento del vehículo hertziano para el intercambio cultural de vivencias o noticias se convirtió en una verdadera revolución para la humanidad. Por cierto no una revolución al servicio del proletariado en la lucha de clases. Una revolución tecnológica sí y… como las tecnologías dominantes son las tecnologías en manos de las clases dominantes, ésta también pasó a formar parte de los aparatos hegemónicos al servicio de los explotadores, de los capitalistas.

Sé que no estoy diciendo algo que no se sepa o sobre lo cual quizás tú puedas manejar hasta más detalles de  los que yo estoy utilizando para introducir este Diálogo en la acera. Mi razón de hoy la asumo como homenaje a la Radio Nacional de Venezuela, que acaba de cumplir 83 años desde su fundación, 20 de ellos con una especie de “renacimiento” en Revolución.

Veamos algunas cosas para el contexto. En Venezuela la radio se estrena en 1926, justo en medio de la coyuntura gubernamental de una nefasta y muy cruenta dictadura encabezada por el general Juan Vicente Gómez. AYRE, la identificación de señal radiofónica que inicia transmisiones desde Caracas, había obtenido permiso gubernamental para sus operaciones en el mes de septiembre del año anterior, 1925. La facilidad para el procedimiento que otorgaba la licencia a nombre de

Luis Roberto Scholtz y Alfredo Moller, estaba vinculada a la influencia política del coronel Arturo Santana, edecán del general José Vicente Gómez, hijo del dictador Juan Vicente. En fin un apego -desde su gestación y nacimiento- de la mediática para contribuir, en los hechos, a fortalecer el poder dictatorial y proimperialista  que ya  tenía como  antecedente la creación en Venezuela de El Universal, un medio impreso motorizado y dirigido por el -aparentemente «neutral e independiente»- poeta Andrés Mata, quien lo funda en 1909 para celebrar cotidianamente la «verdad» gubernamental mientras ocultaba los desmanes dictatoriales.

El fortalecimiento mediático en nuestro país, por aquellas primeras décadas del pasado siglo, sin dudas tiene que ver con el interés de las transnacionales capitalistas vinculadas con los hidrocarburos, con los recursos energéticos, que observaban el florecimiento petrolero a partir del primer pozo, identificado como Zumaque, en el Zulia, y cuyo nacimiento se produce el 31 de julio de 1914. Es decir, también en plena dictadura gomecista -régimen oprobioso que se prolonga durante casi tres décadas (1908 y 1935) en ejercicio dictatorial- convergen estos tres acontecimientos históricos, de los cuales tenemos especial interés hoy por destacar el relativo al papel  de la mediática, especialmente de la radio, en el asiento de ideología burguesa, de una cosmovisión del capital imperialista, que pugna hasta el presente por perpetuarse.

En aquel contexto no tarda por aparecer la Radio Nacional de Venezuela, el 29 de julio de 1936, justo al año siguiente del final de la dictadura gomecista que culmina “por muerte natural” del dictador Juan Vicente Gómez.Radiodifusora Nacional de Venezuela, como se llamó inicialmente, se crea por decreto presidencial de Eleazar López Contreras, pero no precisamente para hacer contrahegemonía o contramediática al poderío imperial expresado en esa etapa,en la cual toda independencia debía ser evitada por los amos del mundo, ahora alborotada su avaricia por tan cercano maná en lo que siempre consideraron su “patio trasero”. Radio Nacional de Venezuela, RNV, como se le conoce hasta la actualidad, quizás intentó defender un perfil de “soberanía” apegado a los nacionalismos diseñados en el Departamento de Estado para ocultar las nuevas formas de coloniaje, surgidas cuando Estados Unidos se convierte en asiento imperial y político-militar, ya no solo para Nuestramérica sino para el mundo entero.

Es sólo con Hugo Chávez, presidente, con una Revolución patriótica y Bolivariana, más tarde también socialista, que decide fundar la V República y enterrar “la moribunda Constitución” de 1961, previa convocatoria de la originaria Asamblea Nacional Constituyente, que se da nacimiento a la vigente Constitución de la República Bolivariana de Venezuelay como se revisa la manera de hacer radio (y también televisión) para conectar con pensamiento crítico y contrahegemónico el perfil, la cosmovisión y la programación de RNV.

Falta mucho por construir. Las cartas de esta nueva navegación están sobre la mesa y Radio Nacional de Venezuela, 83 años después de su fundación y 20 de ellos en Revolución, está llamada a darle una nueva mirada a la radiodifusión, la cual dependerá de la impronta proletaria que debe seguir esgrimiendo la Revolución Bolivariana y Chavista.

Ilustración:  Edeylys