Desde La plaza » Columnistas » ¿Playa, sol y arena: desde qué edad?

¿Playa, sol y arena: desde qué edad?

Se inicia el asueto de Carnaval y con él los deseos de aprovechar los días libres en actividades recreativas que suelen implicar playa o piscina. Muchas familias, que para la fecha tiene bebés pequeños, tienen la inquietud de si es conveniente o no visitar estos lugares, pues temen algún peligro para el pequeño miembro de la familia.

Fuera de los riesgos inherentes a cualquier viaje o paseo, el destino no supone realmente muchas prohibiciones. Los bebés nacen en cualquier entorno: a la orilla del mar, en una nevada intensa, en el desierto… si sus padres y cuidadores le brindan protección,  amor y cuidado no hay por qué privarse de visitar los lugares a donde desee ir la familia.

Para gozar de tranquilidad y disfrutar de las vacaciones es importante tomar en cuenta varios tips, especialmente los referentes a la exposición al aire libre:

  • Nunca deben exponerse directamente al sol los bebés menores de 6 meses de edad.
  • Es obligatorio el uso de protector solar a partir de esta edad, con FPS mayor o igual a 50, y reaplicaciones cada 2 horas o luego de sumergirse al agua o de sudoración profusa.
  • Los niños deben usar gorro y preferiblemente ropa de baño con protección UV.
  • Proveer al niño de espacios con sombra amplia (sombrillas, toldos) para jugar.
  • La exposición solar es recomendable en horas no cercanas al mediodía. Ideal antes de las 9 am y después de las 4 pm
  • Es recomendable el uso de repelentes, mosquiteros y ropa que proteja de picaduras de insectos.
  • Mantener al niño hidratado con agua, jugos de frutas naturales y alimentos ligeros, bajos en sodio (no salados). Mejor en varias meriendas frecuentes que en comidas abundantes.
  • A los niños menores de 6 meses, debido a inmadurez de su sistema inmune y a lo delicado de su piel, no es recomendable sumergirlos en piscina, debido a los químicos del agua y a la posibilidad de infecciones en caso de lugares públicos.
  • Siempre luego de baño en agua salada, dulce o piscina, dar un baño con agua potable y jabón suave para remover sal, arena, cloro o restos de algas, etc que puedan quedar en piel.
  • Hidratar la piel con cremas adecuadas o aloe vera (sávila) luego de la exposición al aire libre.
  • Y ¡Nunca, Jamás! permitir que los niños jueguen sin supervisión de un adulto responsable.

¡Feliz viaje!

Dra. Morella Martínez de Herrera
Morella Martínez

Morella Martínez

Dra. Olga Morella Martínez de Herrera. Médico Cirujano de la Universidad Central de Venezuela. Postgrado de . Pediatría y Puericultura del Hospital Universitario de Caracas, UCV. Miembro activo de la Sociedad Venezolana de Pediatría y Puericultura. Promotora y Consejera de Lactancia Materna (CELACMA y Facultad de Medicina UCV).

Madre de dos maestros de vida.