Desde La plaza » Columnistas » Revolución Bolivariana: Tu Poder, en cada paso

Revolución Bolivariana: Tu Poder, en cada paso

El 27 de noviembre es el día de la Aviación militar venezolana, en homenaje a la rebelión de la Fuerza Aérea de entonces (con apoyo de la Armada) contra la Venezuela del fracaso. representada, en ese momento, el régimen asesino de Carlos Andrés Pérez, ocurrida en 1992. Así como ocurrió con la rebelión del ejército venezolano, el 4 de febrero de 1992, que comandó el entonces Comandante Hugo Chávez, electo presidente en 1998, y el pueblo venezolano, desarmado, de a pie, el 27 de febrero de 1989. fechas que abrieron paso al siglo veintiuno de verdadera democracia y libertad que vivimos, y que solo deben repetirse cuando las recordemos como un parto doloroso, pero que nos dio el poder para cambiar las cosas.

 

Cada paso que ha dado la Revolución Bolivariana, ha sido para darte más poder.

En 1998, elegiste un rumbo distinto a la Venezuela del fracaso, de la incompetencia  programada, que te impusieron.

En 1999, apoyaste y elegiste una nueva Constitución, creada haciendo algo que nunca habían hecho: Consultarte.

En 2002 cambiaste para siempre la historia nefasta de una Latinoamérica sumisa, donde los poderes de entonces buscaban a los militares para dar golpes de Estado, cuando no les gustaba un gobierno, casi siempre movidos por un país como cualquier otro,  pero que se cree un imperio con derecho sobre los demás.

En 2003, con tu resistencia a un sabotaje a nuestro vital petróleo, conquistaste la mejor época que Venezuela ha tenido en materia económica, donde por primera vez hubo riqueza, pero para todas y todos. De 2004 a 2011, tuviste todo el poder que no tuvo el 80% de la población venezolana en el pasado (la posibilidad de alimentarte bien, acceder a la salud y educación gratuita, acceder a vivienda, comprar tu vehículo, e incluso viajar y comprar por Internet, todo, porque Hugo Chávez y su equipo, que sigue siendo gobierno, logró esto)

En 2013, lograste demostrar que tu derecho a una República de todas y todos no es una moda, eligiendo a Nicolás Maduro, o no prestándote para la violencia de un mal y eterno perdedor, demostramos que nuestra independencia y libertad vale más que la ambición de poder de un grupo que lo perdió en 1998, por haber abusado de él.

En 2017, aprendiste la lección de la derrota, y como en la última elección de Hugo Chávez, más de 8.000.000 de venezolanos y venezolanas decidimos que se activara el poder constituyente, que desde 1999 es Ley, y derrotamos la violencia que nos distraía del objetivo de terminar con la guerra económica que la Venezuela del fracaso nos ha venido imponiendo, para no perder el control de la economía.

Y el 20 de agosto de este año, se abrió la puerta al poder que tú misma, tú mismo, vas a tener, de usar una moneda tuya, propia, e intercambiable:

Ya solo depende de ti, de tu inteligencia, en el uso de ese poder.

Tu inteligencia para no ceder ese poder que tienes, al consumismo (que no es otra cosa que el uso ilógico e impráctico de las cosas), el cual se ha exacerbado por una economía miserable, donde te venden cualquier sobra, cualquier producto barato, a un precio que no equivale a un salario en ninguna parte del mundo, con un solo fin: quitarte tu dinero y acumularlo.

Tu inteligencia para ahorrar una fracción mínima de tu salario semanal (lo que para los que te roban ‘no es ni una chupeta’, pero a ti te cuesta medio día de trabajo ganártelo) y depositarla en una moneda de intercambio internacional, hecha en Venezuela, y de valor real. Lo contrario a comprar una moneda decadente, con un precio falso que destruye lo que ganas con tu trabajo.

De ti depende que uses las redes sociales para encontrar al productor más común del mundo (pero difícil de encontrar en una Venezuela donde producir estaba prohibido). Ese creador que vive de lo que produce, para obtener lo que necesitas.

Y sobretodo, de ti depende invertir lo que ahorres en esa idea creativa, productiva, que tu tienes, comprando lo que necesitas importar para hacerla, o mejor aún, comprar dentro del mercado nacional.

Allí es que podrás vivir dignamente, sin subsidios que ya serán excepcionales en la Venezuela próspera (pero sin descuidar lo social) que ahora podemos construir, porque tenemos el control de nuestra tierra, y sus riquezas, que deben estar en tus manos, en las manos de todas y todos, para que cuatro personas que hicieron su riqueza monopolizando el poder no te impongan la vida.

Riqueza es lo que produces, no el dinero que te dan por tu trabajo… ¡Después de todo esto que has logrado, bienvenida, bienvenido, al nuevo reto. Que los que buscan desesperarte no te impongan la agenda. Tu economía la haces tú, y hoy, en Venezuela, es posible, porque desde el 20 de agosto te han dado el poder económico, y lo tienes en estas dos direcciones: https://oro.extra.bcv.org.ve  y  https://www.petro.gob.ve/ 

De ti depende otro paso más, el más grande, para caminar con tus propios pasos. Por la democracia, por la libertad, y por todo el pueblo, civil o militar, que luchó para darte ese poder, úsalo, con el único recurso que es totalmente renovable, y que tenemos todas y todos: La imaginación.