Desde La plaza » Columnistas » Stephen Hawking en el cine

Stephen Hawking en el cine

Stephen Hawking murió esta semana dejando un legado en el mundo de las ciencias y sobre todo en la vida misma

Toda vida es un milagro y una oportunidad, aunque a veces no nos percatemos de ello y hagamos lo posible por tirarla a la basura con quejas, desaliento y tristeza. Toda existencia puede ser grandiosa, incluso la más improbable.

Creo profundamente en el poder individual que te permite salir adelante, a pesar de los obstáculos que se te presenten. También creo en la influencia, en la forma en que nos inspiran quienes nos rodean y también en el modo en que podemos hacer algo similar en la vida de otros.  Ningún hombre es una isla.

Stephen Hawking murió esta semana dejando un legado en el mundo de las ciencias y sobre todo un ejemplo sobre lo importante que es la determinación para aprender a vivir en circunstancias adversas.

Sobre este cosmólogo mucho se ha filmado: películas y documentales, sin embargo, una de las mejores obras es la cinta del 2014 “La teoría del todo”, pues tiene la virtud de ser un relato simple sobre una vida compleja.

Es una película sobre la fuerza individual para salir adelante y del poder que tienen las relaciones con el prójimo para potenciar la vida. Estuvo  dirigida por James Marsh con guión de Anthony McCarten y protagonizada por Eddie Redmayne, en el papel de Stephen Hawking.

La cinta es el retrato minucioso de una historia de amor entre dos jóvenes amantes a del conocimiento, que estuvieron dispuestos a persistir en dos caminos improbables: la ciencia y la vida misma.

Hawking es un estudiante diagnosticado con una enfermedad incurable cuando conoce a Jane (Felicity Jones), quien fue su esposa. Con ella logró mantener un vínculo afectivo importante que lo ayudó a construir su destino: ser un hombre de ciencias.

El trabajo de Eddie Redmayne como Stephen Hawking es uno de los elementos fundamentales en esta película biográfica, pues su caracterización brinda una conexión emocional con su personaje debido a la verosimilitud de la interpretación que realiza.No obstante, es el relato de la vida real, la historia de lucha personal el principal motor de esta cinta basada en personajes de carne y hueso.

La mayor virtud de esta película es contar una historia sobre la esperanza, ése es el aporte del filme —y quizás de la vida del propio Hawking más allá de sus estudios científicos— la esperanza, que así sea ínfima, puede traer consigo los cambios que necesitamos. Por algo se dice en la película lo siguiente: “todos somos diferentes. No importa lo difícil que pueda parecer la vida. Siempre hay algo que puedes hacer y tener éxito. Mientras haya vida, habrá esperanza”.

Para recordar el legado de Stephen Hawking recomiendo verla. Los invito a que se den la oportunidad de disfrutar esa historia, les puede cambiar la vida.

@luisauguetol