Desde La plaza » Columnistas » Tus manos son la mejor herramienta para saber si tu carne está bien cocida o no

Tus manos son la mejor herramienta para saber si tu carne está bien cocida o no

¡Feliz sábado! Espero hayan amanecido con ganas de aprender, porque esta semana hablaré de sencillas técnicas para saber en qué término se encuentra la carne.

Aunque nuestros comensales sean de la familia o conocidos, cuando hacemos una parrillada queremos que todos estén satisfechos con lo que se comen.

Sin embargo entre ellos suele haber unos a los que les gusta la carne a la parrilla poco cocida, bien cocida, en términos intermedios o, inclusive,  muy cocida por fuera y muy cruda por dentro.

Coloquialmente existen cinco estados de cocción de la carne: cruda, tres cuartos, término medio, bien cocida y carne muy hecha.

Entonces, ¿qué puedes hacer para complacer a cada comensal? El término de cocción podemos saberlo solo con nuestras manos:

La prueba del pulgar

Abre tu mano izquierda y prepara el dedo índice de tu mano derecha para presionar sobre el músculo del pulgar izquierdo. Es una forma de lo más ilustrativa de saber el punto de cocción de la carne, teniendo en cuenta las diferencias entre distintas carnes y los cortes de las mismas.

Carne cruda

 

Presionando el índice de una mano sobre los músculos del pulgar de la otra estando en reposo y sin tensión alguna, tendrás el punto de resistencia de una carne cruda.

Carne al punto menos

 

Uniendo la punta de los dedos pulgar e índice de la mano izquierda, y presionando con el índice de la otra sobre los músculos del pulgar de la mano izquierda, el grado de dureza que observaremos es el equivalente al de la carne hecha al punto menos.

Carne al punto

 

Une en este caso el dedo pulgar y el dedo corazón (o dedo medio) de la mano izquierda. Al presionar con el dedo índice de tu mano derecha, comprobarás cómo los músculos del pulgar se han endurecido con respecto a la situación anterior. Es la dureza de la carne al punto.

Carne al punto más

 

 

Ahora conecta las yemas del pulgar y del anular de la mano izquierda. Comprueba la dureza. Es el estado en el que tiene que estar la carne hecha al punto más.

Carne muy hecha

Por último, haz la prueba tocando pulgar y meñique de la mano izquierda, y tendrás un ejemplo bastante aproximado de la dureza máxima que puede alcanzar una carne cuando está muy hecha. Este truco es recomendable para saber el punto de la carne cuando la hacemos en plancha o sartén. No sirve, por ejemplo, para comprobar si un pavo al horno está hecho.

En todo caso, aunque todo esto es relativo teniendo en cuenta las diferentes culturas gastronómicas del planeta, ya estás enterado de que hay carnes que admiten diferentes puntos de cocción, mientras que otras (fundamentalmente, las aves) sólo pueden llevarse a la mesa perfectamente cocinadas al punto más.