Desde La plaza » DEPORTES » Salón de la Fama de Cooperstown: Venezolanos al bate

Salón de la Fama de Cooperstown: Venezolanos al bate

El 2015 se llenó de júbilo porque fue elevado el decimocuarto latino al templo de los inmortales de Cooperstown en el béisbol de las Grandes Ligas, el dominicano Pedro Martínez. Sí, ya son 14 personajes de habla hispana que tienen su nombre en letras doradas en el Salón de la Fama. El puertorriqueño Roberto Clemente fue el pionero; le siguieron Martín Dihigo (Cub); Juan Marichal (Dom); Luis Aparicio (Ven); Buck Canel (Arg); Rod Carew (Pan); Jaime Jarrín (Ecu); Orlando Cepeda (Pri); Tany Pérez (Cub); Felo Ramírez (Cub) 2001; José Méndez (Cub); Cristóbal Torriente (Cub); Roberto Alomar (Pri) y, Pedro Martínez (Dom).

Cabe destacar que Canel, Jarrín y Ramírez llegaron a Cooperstown como narradores al recibir el premio Robert C. Frick; Dihigo, Méndez y Torriente fueron elegidos por el Comité de Veteranos de las Ligas Negras; Cepeda por el Comité de Veteranos, y el resto fueron escogidos por los miembros de la BBWAA (Asociación de Cronistas de Béisbol de Norteamérica).

placas (1)
Pedro “El Grande” está catalogado como el mejor pitcher de todos los tiempos.

2016

Deben ser elegidos Ken Griffey Jr. y Mike Piazza. Griffey estará en su primer año. Sus 630 cuadrangulares, 1836 impulsadas, 13 All-Star, su MVP en 1997, sus 10 guantes de oro, haber sido uno de los jardineros más espectaculares en la década de los ’90, pero lo más importante, que hasta ahora no ha estado involucrado con esteroides, de seguro tiene el boleto para ser exaltado a Cooperstown.

Mike Piazza es el receptor con más jonrones en la historia de las mayores (427). Este jugador de ascendencia italiana brilló con su ofensiva, siendo el catcher más temido durante los ’90 y parte del 2000. Lamentablemente nunca lució un gran brazo detrás del plato. En total le estafaron 1400 bases y sólo llegó a retirar el 23% de los corredores.

Sin embargo, su bate hablaba por él. En ocho temporadas bateó más de 30 jonrones, y promedió .300 o más en nueve campañas seguidas. En 2016 estará por cuarta vez en las papeletas y tiene muchas posibilidades de ser elevado porque ha venido aumentando los votos (2013: 57.8%; 2014: 62.2% y 2015: 69.9%). Para ser elegido se necesita como mínimo el 75% de los votos.

Para el 2016 repetirán Mark McGwire, Barry Bonds, Sammy Sosa y Roger Clemens. Todos ellos estuvieron involucrados en el consumo de esteroides, y no vale la pena mencionar su historial. Por la vía de los votos de la BBWAA no llegarán a Cooperstown.

Edgar Martínez de origen puertorriqueño aparecerá por séptima vez en la lista. Martínez sobresalió como bateador designado en la Era de los Esteroides, y obviamente nunca estuvo involucrado. No dejó grandes números para llegar al máximo sitial, pero su constancia ha sido un gran orgullo.

Desde el 2004, se entrega el premio “Edgar Martínez”, galardón que reconoce al mejor bateador designado en la Liga Americana. Desde 1973 hasta el 2003, este premio fue llamado simplemente, “Premio al Mejor Bateador Designado”, sin embargo, en 2004 el comisionado Bud Selig anunció el cambio de nombre.

Este boricua nunca ha superado el 40% de los votos para Cooperstown, pero tampoco ha bajado de los 25. Lo más probable que estará los 15 años recibiendo el 5% para tener oportunidad de ser tomado en cuenta por el Comité de Veteranos, y serán ellos, quienes lo elijan. Por su constancia en el bateo y porque nunca estuvo sumergido en esteroides, a pesar de las lesiones, merece tener su placa de inmortal.

2017

Estarán disponibles 10 peloteros latinos: los puertorriqueños Iván Rodríguez, Javier Vázquez y Jorge Posada; los dominicanos Manny Ramírez, Vladimir Guerrero y Julio Lugo; los venezolanos Melvín Mora, Carlos Guillén y Magglio Ordóñez; los colombianos Edgar Rentería y Orlando Cabrera, y el cubano Danny Báez.

Únicamente Iván Rodríguez y Vladimir Guerrero tendrán oportunidad de llegar. Recordemos que Manny Ramírez fue suspendido dos veces por uso de sustancias prohibidas y no será tomado en cuenta. Rodríguez es el mejor receptor defensivo en la historia de las mayores; es quien cosechó más juegos en el puesto dos (2.427), quien realizó más outs (14.864) y quien tiene la mejor calidad defensiva como receptor (167).

No obstante, también destacó con su bateó. Conectó por 15 temporadas más de 10 cuadrangulares y fue el jugador Más Valioso en 1999, guiando a los Rangers de Texas a la postemporada. Iván, el “Pudge”, fue un líder. Fue el artífice del segundo título de Serie Mundial en la historia de los Marlins ante Yankees en 2003, y quien dirigió a los Tigres de Detroit en 2006 a su primera Serie Mundial desde 1986 pero cayeron ante Cardenales.

Vladimir Guerrero tampoco estuvo involucrado en caso de esteroides. En 16 temporadas bateó 449 jonrones y en diez impulsó más de 100 carreras. Su promedio de por vida fue de .318 y obtuvo el Más Valioso de la temporada 2004 con Anaheim. Guerrero no fue un jugador elegante, pero fue un extraordinario jardinero derecho. En siete temporadas tuvo doble dígitos en asistencias y cada vez que hacía un lance hacia una de las bases, muchos recordaban a Roberto Clemente. Nadie se atrevía a correr las bases, si la bola estaba en las manos del dominicano.

2018

Chipper Jones, Jim Thome y Omar Vizquel son los claros candidatos. Jones, jugador insigne de los Bravos de Atlanta y sumó 468 vuelacercas, y Thome, fue un gran bateador; conectó 612 jonrones y es uno de los ocho jugadores en la historia con más de 600 batazos para las gradas.

Será difícil que Vizquel llegue a Salón de la Fama en su primera oportunidad. Todo dependerá de quienes queden de las elecciones anteriores. Para que un candidato continúe con oportunidades para ser elevado debe obtener el 5% de los votos, de lo contrario, no podrá seguir.

No obstante, Vizquel, el mejor jugador defensivo en la historia de las Grandes Ligas, sí llegará a Cooperstown, aunque no será en su primer chance. El criollo en sus 24 temporadas logró 2.877 imparables. Tiene el récord absoluto con más juegos en su posición con 2.709; más dobleplay 1.734; 11 guantes de oro y único en ganarlo en ambas ligas.

2019

Quien tiene un puesto seguro es Mariano Rivera. El jugador con más juegos salvados de todos los tiempos con 652. ‘Mo’ Rivera se convertirá en el segundo panameño en Cooperstown. No sólo su cantidad de juegos salvados lo llevarán a ese sitial, sino que Rivera fue un jugador ejemplar. Ese año será interesante observar qué pasará con Andy Pettitte, quien también estará en su primera oportunidad. El zurdo confesó haber consumido esteroides y pidió perdón. Se retiró en 2010 y regresó en 2012. Jugó dos temporadas y completó su carrera con 256 triunfos.

En 2020 será la oportunidad de Derek Jeter. ¿Habrá alguna duda con el número dos de los Yankees?

Desdelaplaza.com / Joel Paulo Chartez