Desde La plaza » CONTENIDOS ESPECIALES » Entrevista » Sub 15 de fútbol femenino: La historia post olímpica

Sub 15 de fútbol femenino: La historia post olímpica

Los II Juegos Olímpicos de la Juventud Nanjing 2014, fueron muy importantes para el crecimiento de la selección Vinotinto sub 15 femenino, que el pasado agosto alcanzó una medalla de plata con sabor a oro, apuntando hacia un futuro exitoso ante la nueva era del fútbol nacional.

Finalizado el sueño Vinotinto, de participar en unas olimpíadas, la historia de la selección Sub 15 todavía muestra destellos de grandeza, ante un análisis post olímpico del rendimiento de la selección.

En entrevista con el preparador físico y entrenador Enmanuel Joseph, uno de los grandes acompañantes de esta jornada futbolística, detalló al equipo de Desde la Plaza los tras bastidores de una selección que demostró su gallardía y convicción victoriosa.

Siendo el segundo grupo olímpico que tiene Venezuela en el plano futbolístico, la oportunidad se hizo presente ante el gran talento que hay en las canteras del país.

Inicio del sueño vinotinto

Para el preparador, el sueño inició al término del torneo sub 17 en Paraguay, sabiendo que de obtener el campeonato, se podrían abrir los caminos para participar en dos campeonatos con distintas exigencias físicas y psicológicas, la IV Copa Mundial Femenina de Fútbol Sub-17 y  en los X Juegos Suramericanos Santiago 2014.

“La federación venezolana de fútbol, de la mano de profesor Rafael Esquivel, empezó para la fecha, a coordinar los objetivos para cada uno de esos objetivos, de cierto modo Nanjing se empezó a dibujar en Nirgüa, San Felipe, estado Yaracuy, al realizar el campeonato sub 15, dando la oportunidad de evaluar a más de 200 niñas, para poder sacar la selección que pudiera representar de una manera competitiva a Venezuela”, recordó Joseph.

Desde ese momento, se creó la necesidad de inyectarle al grupo seleccionado la oportunidad de que se convirtieran en primer término en competitivas y luego en futbolistas de alto rendimiento.

“Basado en eso pudimos realizar trabajos en Nirgüa, a través de partidos amistosos para adaptar al grupo…en algunos momentos se nos cayeron algunas giras para poder darle esa competitividad internacional, pero eso no nos amilanó y seguimos trabajando”, detalló el entrenador.

Luego de esa jornada, el profesor Laureano González junto al equipo organizador se enfocó en enviar con antelación a la delegación venezolana a China, en búsqueda de una mejor preparación, ya que cruzar el atlántico para poder estar en otro continente y representar de manera competitiva a Venezuela representó una gran presión psicológica en las atletas.

Plata con sabor a Oro

Tras convertirse en el primer conjunto venezolano de la historia en conseguir una presea por equipos en una justa olímpica, las criollas cayeron en la final ante las anfitrionas chinas (5-0), quedándose con la medalla plateada.

Para el preparador físico, la derrota no trascendió ya que considera que de haber el mismo tiempo para entrenar que su pares chinas, la historia podría haber sido diferente.

“Nosotros perdimos de cierto modo contra una cultura, contra dos años y medio que tenían las chinas entrenando, más ocho giras realizadas en el mundo para poder preparar a su equipo que al final le dio la de oro, pero nosotros sabíamos que teníamos que seguir creciendo y que esta generación va seguir obteniendo logros importantes para nuestro país y para nuestro futbol”, agregó Joseph

Además, el entrenador detalló que los anfitriones del evento realizaron un estudio a nivel internacional, de las edades con las que se podría competir, obligando a casi todos los equipos a buscar niñas nacidas en el año 1999 para poder competir.

“Nosotros nos clasificamos a un torneo sub 17 y después tuvimos que buscar niñas de dos años menos para poder armar una selección, más allá de perder un partido es el trasfondo de la vivencia que al final la convertimos en una medalla de plata”, destacó.

En la actualidad, la Federación Venezolana de Fútbol plantea ocuparse en engranar las categorías sub 14 y sub 15, en búsqueda de empezar a formar jóvenes promesas, de la selección más pequeña del país, para tener mejores resultados sobre la base de una pirámide futbolística para llegar a los éxitos, creyendo en la masificación controlada de un deporte que seguirá brindándole alegrías al país.

Desde La Plaza/KCB