¡Todo se puede! Conoce las historias más conmovedoras detrás del maratón Boston 2015

No hay problemas grandes ni pequeños, solo son pruebas que cada persona debe superar. ¿Cuál va ser la diferencia? Las ganas, el optimismo, el esfuerzo, la constancia, la fe y la perspectiva con que se vean las cosas.

¿Lo dudas? Te presentamos tres historias y ejemplos a seguir de algunos corredores del Maratón de Boston 2015.

Si lo sueñas, haz que pase

Sin ir muy lejos, tenemos a Maickel Melamed, de 39 años de edad, un inspirador venezolano que lleva sobre sus hombros una historia llena de amor y de esfuerzo. Él es sin duda un claro ejemplo de que todo se puede.

Al nacer fue diagnosticado con “retraso motor”, debido a un asfixiamiento con el cordón umbilical, causando en su organismo un estado general que lo dejó sin posibilidad de moverse.

Leer más: Edgar Ramírez acompañó a Maickel Melamed a cruzar la meta en Boston (+Fotos)

Sin embargo, con mucho trabajo, esfuerzo, aceptación, constancia, apoyo familiar, y un sinfín de actitudes positivas, Melamed ha logrado cumplir cada una de sus metas, entre ellas llevar una vida runners.

Este 22 de abril recibió una medalla tras completar la ruta del Maratón de Boston, en el que llevó el mensaje: Si lo sueñas, haz que pase”. Siendo su quinta y última competencia, tras participar en los maratones: New York (EEU), 2011; Berlín (Alemania), 2012; Chicago (EEUU), 2013 y Tokyo (Japón), 2014.

La vida siempre te da una segunda oportunidad

La vida siempre te da una segunda oportunidad y eso le ha sucedido a la joven norteamericana Rebekah Gregory, quien hace seis meses perdió su pierna izquierda tras 17 operaciones, luego de ser víctima del atentado del maratón de Boston de 2013, en el que murieron tres personas y resultaron heridas 260.

Pero, nada es imposible y el único límite es la muerte. Más allá del dolor y sufrimiento Gregory decidió ponerse bajo las órdenes de un entrenador que también vive sin una de sus extremidades inferiores y marcarse el reto de terminar la maratón de este año.

Leer más: Extrema seguridad en Maratón de Boston a un año del atentado

Y así fue, cruzó la línea de la meta de la carrera, arrodillada y bañada en lágrimas (todo un remolino de sentimiento), demostrando que el amor a la vida siempre gana la medalla más grande de oro.

Contra todo pronóstico

No por gusto existe el dicho “el corazón de un padre jamás se equivoca”, y al parecer no está lejos de la realidad. ¿Por qué? Se trata del duo padre e hijo Dick Hoyt (1940) y Rick Hoyt (1962), quienes compiten en maratones, triatlones y otros desafíos físicos.

Dick ha empujado a su hijo, que nació con tetrapléjico espástica con parálisis cerebral en 32 maratones en Boston desde 1977, cuando Rick le dijo a su padre que quería ser parte de toda la diversión.

Al comienzo la idea parecía toda “una locura”, pues los médicos indicaron que él se mantendría en un estado vegetal persistente. Sin embargo, Rick fue capaz de aprender a usar una computadora especial para comunicarse, usando movimientos de su cabeza. Las primeras palabras que él logró escribir fueron «Vamos Bruins!», en ese momento la familia comprendió que era un fanático de los deportes.

Pero este año Dick Hoyt no pudo participar en el mataron por problemas de salud, y dejo a su hijo en las manos de otro familiar, se trata de Bryan Lyons, quien fue herido por un conductor ebrio en 2001, quedando gravemente herido y teniendo una larga recuperación.

Sin duda alguna, este gran equipo ha demostrado que no hay pronóstico que valga cuando se tiene fuerza y ganas de seguir luchando por los sueños.

Moraleja: No permitas que nadie ni nada limite tus sueños ¡Todo Se Puede!

DesdeLaPlaza.com/Fuentes/SEB