Desde La plaza » PODER » CANTV antes y después de su nacionalización

CANTV antes y después de su nacionalización

La Compañía Anónima Nacional Teléfonos de Venezuela, conocida por todos los venezolanos como CANTV, fue fundada en 1930, y hoy en día es el proveedor líder de servicios de telefonía fija, móvil, Internet y servicios de información del país.

CANTV posee una estructura de propiedad mixta, en la que participan tanto pequeños ahorristas, como trabajadores y jubilados, capitales nacionales y extranjeros y bloques de inversión institucionales y estratégicos, como por ejemplo, el Estado venezolano y experimentadas empresas de la industria mundial de las telecomunicaciones.

Leer más: Caracas: Marchan en rechazo a la privatización de CANTV

Luego de 15 años de administración privada, CANTV asumió una nueva etapa en el año 2007 luego que el ex presidente Hugo Chávez ordenara su nacionalización.

Esto no es algo nuevo ya que la empresa ha pasado por diferentes facetas que comienzan en 1930 con una concesión otorgada al venezolano Félix A. Guerrero, luego a ser empresa pública de 1953 hasta 1991, para luego volver a manos privadas entre 1991.

Privatización

En la segunda Presidencia de Carlos Andrés Pérez, su gabinete vio como favorables las doctrinas impuestas por el Fondo Monetario Internacional y el 15 de diciembre de 1991, en un acto celebrado en las instalaciones del Banco Central de Venezuela (BCV), se inició el proceso de privatización.

La concesión  fue otorgada al Consorcio VenWorld que ofreció 1.885 millones de dólares por el 40% de las acciones de la empresa.

Luego de la privatización hubo aspectos controversiales tales como: el bajo precio que cancelaron por la concesión; la ausencia de compromiso para el pago de los pasivos laborales, y el propio contrato, que estableció entre otras cláusulas la obligación de que el estado venezolano resarciera al Consorcio VenWorld las pérdidas que sufriera al final de cada año fiscal y que se permitiera a la empresa aumentar sus tarifas trimestralmente, sin necesidad de consultar los índices inflacionarios.

Durante este tiempo, la empresa introdujo y masificó la telefonía celular y otros servicios como el de videoconferencia y el acceso a Internet (desde 1997), y condujo una serie de procesos para digitalizar diferentes áreas de la red de telecomunicaciones, dejando de lado aquellas zonas del país que, a juicio de la alta gerencia de la compañía, no representaban mayor interés ya que carecían de clientes importantes (empresas privadas), o estaban alejadas de las principales ciudades del país (zonas rurales).

Desde el punto de vista organizativo, CANTV se convirtió en una corporación que agrupó los servicios básicos de telefonía, fax y conexión a redes, telefonía celular y servicios derivados (Movilnet), acceso a la red Internet (Cantv.net), y los procesos de administración de bases de datos de clientes que conducen a la elaboración de directorios telefónicos (Caveguías).

Además, de acuerdo al contrato de concesión, CANTV comenzó a ofertar entre trabajadores activos y jubilados, y posteriormente al público, un paquete accionario equivalente en un primer momento al 11% del total de acciones, y luego al 9% restante.

Este proceso de privatización, condujo a procesos de reducción de personal para ser sustituido por personal foráneo bajo la figura de la subcontratación. Incluso, se llegó a la situación en que en algunas unidades de la empresa, los trabajadores no percibían sueldos, sino comisiones por venta de servicios.

Igualmente, en los tribunales de la República se acumularon demandas a favor de la actualización y homologación de los salarios del personal jubilado de la compañía, demandas casi siempre ganadas por la empresa.

Además la privatización de CANTV, trajo consigo la pérdida de más de 13.000 puestos de trabajo, tanto por trabajadores que fueron impactados tecnológicamente, como por otros a quienes fueron ofrecidas seductoras liquidaciones y planes de jubilación que a la larga derivaron en desempleo y pobreza.

Nacionalización de la empresa

El 9 de enero del 2007, el Presidente Hugo Chávez, en un plan que venía anunciando desde meses atrás, ordenó la renacionalización de CANTV, produciendo inicialmente una caída del precio de las acciones en la Bolsa de Caracas del 11%, lo cual fue interpretado como una presión de sectores financieros nacionales y extranjeros opuestos a la medida.

El 12 de febrero de 2007, se firmó una carta de intención en el Palacio de Miraflores, mediante la cual el estado se comprometió a pagar a la empresa estadounidense Verizon, su participación accionaria del 28,51%. Este porcentaje equivale a 572.247.040,20 de dólares, que representa un pago de 17,85 bolívares por las 224.410.604 acciones que fueron negociadas.

Leer más: Trabajadores de CANTV y Movilnet rechazan pretensión de la nueva AN de reprivatizar la empresa

El anuncio de la nacionalización se adelantó a las intenciones que tenía el empresario mexicano Carlos Slim de adquirir el paquete accionario de Verizon a través de sus empresas América Móvil y Teléfonos de México (Telmex).

La Carta de Intención estableció igualmente que 45 días después de la firma, se realizaría una oferta pública de adquisición de acciones en las Bolsas de Caracas y Nueva York, para que quienes posean acciones de la empresa, las vendan al estado venezolano al mismo precio al cual fueron adquiridas.

El 22 de mayo de 2007 se materializó definitivamente la nacionalización de la empresa.

La estrategia de nacionalización de CANTV se orientó a la justicia social y se dividió en dos vertientes:

  • La primera dirigida a garantizar el acceso (democratizar el servicio con justicia social, potenciar la participación y el poder popular y avanzar hacia la soberanía tecnológica).
  • La segunda dirigida a sostener el nuevo modelo económico de la nación (garantizar la auto sostenibilidad de la empresa, convertirse en empresa socialista del Estado, apalancar la transformación del Estado y apoyar la integración Nacional e Internacional).

La idea del cumplimiento de estas dos vertientes no sólo era la de mejorar los servicios de telecomunicaciones en los rubros de telefonía e Internet, sino también garantizar el acceso y disfrute en el ámbito nacional.

En el 2007 la empresa terminó su ejercicio generando beneficios por 1.502,7 millones de bolívares fuertes, pero hubo que cancelar 362,2 millones correspondientes a las obligaciones con jubilados y pensionados y 116,9 millones en reparos tributarios, además el estado incremento su control accionario hasta el 90%.

A finales de 2009 la compañía había aumentado en un 30% el número de suscriptores desde su nacionalización, pasando del 55% de los hogares en 2006 al 85% en 2009 e incrementado la inversión anual de 350 millones de dólares a 800 millones de dólares.

Desde 2010 presta servicios de televisión por cable a través del Satélite Simón Bolívar, y por el mismo cable por el que se presta servicio telefónico y de Internet, permitiendo así llevar el servicio de televisión a zonas que no gozan de señal.

En 2012 se llegó a un número de usuarios de Internet en Venezuela de aproximadamente 1.8 millones se elevó el promedio de velocidad de Internet en el país de 256 kilobytes a 512 kilobytes, y para ello se ha invirtió cerca de 115 millones de bolívares, equivalentes a 26 millones de dólares. Se espera tener instalados 18.000 kilómetros de fibra óptica para julio de 2013 mediante el proyecto (OPSUT) denominado “Red Nacional de Transporte”.

Esta estrategia gubernamental se encuentra alineada a los planes de desarrollo económico de la nación, para que pueda servir de impulso hacia el logro de la masificación de los servicios y mejoramiento de la red a nivel nacional.

DesdeLaPlaza.com/CANTV-Agencias/Kleberly Mendoza