Desde La plaza » Columnistas » Me dio por viajar » El estudiante que emigra

El estudiante que emigra

Hoy escribo basándome en un panorama muy común para quien dice “chao’pescao”.

Y es que para el estudiante que emigra tal vez la situación sea un poco más sencilla con respecto a los gastos que genera el salir de tu país, debido a que cuenta con el apoyo económico de su familia, entes gubernamentales, entre otros. Pero mi escrito de esta semana va enfocado a quien,  aparte de estudiar,  quiere percibir algún ingreso extra para estar cómodos o como quien dice contar con una “caletica” por ahí para las rumbitas, caprichos personales o regalos para alguien en especial.

Cuando quieres aumentar tu conocimiento, expandir tu horizonte y aventurarte a un nuevo mundo, un panorama totalmente nuevo para ti como estudiante, es importante contar con todo el apoyo posible,  ya que cuando te vas a otro país por motivos educacionales, se te hará complicado, por cuestiones legales (visas y permisos de trabajo), obtener dinero extra para hacer más sencilla tu estadía fuera de casa.

Pero existen muchas universidades a nivel mundial que otorgan un incentivo económico a sus mejores estudiantes y con promedios de notas altos. Es bueno que te informes acerca de esto en tu nueva casa de estudios, ya que por ser un buen estudiante y cumplir con tus obligaciones de manera satisfactoria y resaltante, te premian con un dinerito extra que a nadie le cae mal.

Cuando ingresas a un país como estudiante, es casi imposible que puedas trabajar legalmente y percibir ingresos monetarios como tal, pero siempre existen opciones que pueden ayudarte, en caso de ser necesario, como por ejemplo: puede ser que ahora te encuentras en un país donde hablan un idioma diferente al tuyo, y fácilmente puedes impartir clases personales de tu idioma natal y cobrar por ello, para eso no necesitas visa, solo una pequeña publicidad.

Aparte de generar ingresos puedes ahorrar ese dinero aprovechando tu condición, en las metrópolis existen opciones especiales que puedes aprovechar nada más mostrando tu carnet que te acredita como estudiante, descuentos en el pasaje de autobús o metro, existen días especiales en el mes donde puedes entrar gratis a museos, galerías y otro tipo de atracciones turísticas que pueden ser de tu interés, descuentos y con suerte obsequios en librerías, bibliotecas y lugares relacionados con el tema educativo, y las tienes al alcance, sin ningún tipo de cargo extra más que el mostrar tu identificación estudiantil. Solo debes informarte bien sobre los beneficios que te da esa condición y no perder el chance de disfrutarlos.

Contar con la información necesaria te dará mucho más que ganar estando fuera de tu país, tu universo de oportunidades se expande a medida que aprovechas los beneficios que vienen incluidos en tu nueva vida como migrante y estudiante.

No olvides estudiar a full y concretar tu meta de profesionalizarte en lo que más te gusta, te fuiste con esa meta, es tu deber y responsabilidad cumplirla.