Desde La plaza » PODER » internacionales » Niños de República Dominicana que les crece el pene a los 12 años

Niños de República Dominicana que les crece el pene a los 12 años

pene
pene

Son conocidos en el mundo como los guevedoces lo que significa que desarrollan penes a los 12 años. Se trata de una extraña condición genética bastante habitual que padecen niños de la República Dominicana de un pequeño pueblo de la provincia de Barahona.

¿Por qué sucede esto?

Al parecer tienen deficiencia de una enzima conocida como 5-alfa reductasa, que normalmente convierte la testosterona en dihydrotestosterona. De acuerdo a estudios que realizó Julianne Imperato-McGinley, de la Universidad de Medicina de Cornell, en Nueva York quien visitó la zona atraído por la historia de las niñas que se convertían en niños y sometió a pruebas los escrotos a los afectados por esta condición, explica que cuando una persona es concebida, tiene normalmente un par de cromosomas X si va a ser una niña, o un par de cromosomas XY si va a ser un niño.

Lea también: Un hombre recibe un trasplante de pene biónico de 20 centímetros.

Condición genética

Durante las primeras semanas de vida en el útero no esta definido el sexo, aunque empiezan a crecer los pezones para ambos cuerpos varón y hembra, esto solo ocurre ocho semanas después que aparecen las hormonas respectivas de hombre o mujer.

En ese sentido el especialista agrega, que si genéticamente nacemos como hombre, el cromosoma Y instruye a las gónadas para que se conviertan en testículos y envía testosterona a una estructura llamada el tubérculo, donde se convierte en una hormona más potente llamada dihydrotestosterona lo cual transforma esta estructura en un pene en cambio si eres mujer y no produces dihydrotestosterona, tu tubérculo se convierte en un clítoris.

Es por ello que McGinley deduce que los guevedoces sufren para definir su sexo ya que durante los primeros años de vida como este se encuentra ausente muchos niños son tratados como niñas hasta que con los 12 años empiezan a surgir la primeras muestra de su rasgos varoniles. Además el investigador descubrió que los guevedoces poseen próstatas más pequeñas.

Los últimos resultados de Imperato-McGinley, exponen que en la mayoría de los casos los nuevos órganos masculinos funcionan bien, y que muchos guevedoces viven sus vidas como hombres. Aunque algunos se operan para seguir siendo hembras. Esta observación, hecha en 1974, fue recogida por Roy Vagelos, director de investigación en el gigante farmacéutico Merck.

De niña a niño

Tal es el caso de Johnny quien fue educado como niña porque no tenía testículos ni pene visibles. Solo cuando se acercaba a la pubertad le creció su genital y descendieron sus testículos. El niño recuerda ser, conocido antes como Felicita,cuando iba a la escuela con un pequeño vestido rojo, aunque dice que nunca le gustó hacer “cosas de niñas”.

Nunca me gustó vestirme como una niña y cuando me traían juguetes para niñas nunca los utilizaba. Cuando veía a un grupo de niños, me paraba para jugar a la pelota con ellos”.

Cuando se convirtió en hombre de forma evidente fue objeto de burlas en la escuela, a las que respondía con puños. “Solían decir que era el diablo, cosas feas, palabras sucias, y no tenía otra opción que pelear con ellos porque estaban cruzando una línea”. añade el infante.

Ayuda a la Ciencia

El investigador puso sus estudios en marcha para llevar al desarrollo del que se convertiría en el medicamento más vendido para afecciones de próstata, finasterida, que bloquea la acción de la 5-alpha-reductasa imitando la falta de dihydrotestosterona vista en los guevedoces, también mucho de ellos en la pubertad reciben dosis de testosterona adicional.

En función de estas bondades acota McGinley que su esposa que es médica de atención primaria, prescribe con frecuencia finasterida como una forma efectiva para tratar un alargamiento benigno de la próstata, una verdadera maldición para muchos hombres a medida que se hacen mayores.

Otra observación interesante que hizo el experto fue que todos estos chicos, a pesar de ser dirigidos como chicas, tenían casi todos preferencias heterosexuales.

Por el contrario su  cónyuge, concluyó en su estudio que las hormonas en el útero son más importantes que la educación cuando se habla de la orientación sexual.

DesdeLaPlaza.com /BBC/NR