Desde La plaza » CONTENIDOS ESPECIALES » Opinión » Manipulación eléctrica

Manipulación eléctrica

Sambil - Chacao

La manipulación será siempre una de las principales armas de la derecha, desde el inicio de la Revolución Bolivariana enfilaron todas sus baterías para sembrar el terror. Hace unos años emprendieron una de sus más crueles campañas, que planteaba que Chávez les iba a quitar a los hijos a todas las familias venezolanas, o la propaganda que mostraba como el Estado confiscaría los pequeños comercios. Ninguna de las dos cosas ocurrió, como tampoco es cierto que los comunistas comen niños, pero a través de sus medios siempre difundirán el miedo para contener y mellar el apoyo popular a la Revolución.

Hace unos días, a partir de la circular de CORPOELEC que exige a los Centros Comerciales contribuir, desde la autogeneración eléctrica, con el ahorro energético, para hacer frente a los embates de la sequía en la generación hidroeléctrica; iniciaron una campaña contra revolucionaria que plantea que el racionamiento eléctrico obligará a cerrar los cines y teatros, acabando con los espacios de recreación y cultura, al tiempo que lesionará a los comerciantes, emprendedores, trabajadores y usuarios de los Centros Comerciales.

Quiero subrayar que desde la crisis eléctrica del año 2010 la autogeneración es norma, ya que los niveles de consumo eléctrico de los grandes centros comerciales del país superan a los de países enteros. Asimismo, es oportuno señalar que los costos de la factura eléctrica en Venezuela es uno de los más bajos del mundo. Y en la lógica capitalista de la maximización de la ganancia, la regla es consumir, sin invertir.

Debemos reconocer que atravesamos por una situación extraordinaria como consecuencia de la sequía provocada por el fenómeno climático “El niño” y como no podemos cambiar esa realidad, debemos tomar medidas que garanticen el aprovechamiento eficiente de la generación hidroeléctrica para atender la demanda nacional.

Más allá de la coyuntura, el principal reto de la Revolución Bolivariana es establecer nuevos patrones de generación y consumo energético de población venezolana. Debemos acabar con el despilfarro de energía eléctrica y diversificar la matriz de generación.

Leer además: Venezuela Ecosocialista: ¿Qué hacer?

Estas circunstancias deben servir para la autogeneración de conciencia y apalancar el Ecosocialismo en Venezuela.

DesdeLaPlaz.com / Heryck Rangel