Desde La plaza » Columnistas » Migración

Migración

La migración es algo que, no dudo, todos hemos pensado en algún momento de nuestra existencia, emigrar buscando oportunidades, un mejor trabajo o simplemente te cansó el estilo de vida que llevas y quieres algo mas cool, (conozco de casos así).

Sencillamente se podría describir como un gran paso en la evolución para algunos, ya sea económicamente, emocionalmente, para mejoras educacionales o profesionales y también por querer aparentar un estatus social al cual no todos tienen acceso, pantallear y todo eso. Pero también para otros representa algo que, de solo pensarlo te da una vaina, nada más imaginar en dejar la comodidad de tu hogar, tu arepita caliente todas las mañanas y aventurarse a un nuevo mundo que ni conoces, los hace creer que es una opción solo para cuando comience el Armagedón donde vives.

Te puede interesar: Después te cuento: Se quemaron las tajadas

Más alla de estas dos variantes que describimos anteriormente, existe una serie de planteamientos que debemos hacernos al momento de pensar en la opción de migrar, y no podemos dejar de mencionar el aspecto económico, “el money”, “la plata”, que se traducen en el “¿cuánto hay pa’eso?”; el aspecto geográfico, “¿pa’dónde me voy?”; y la pregunta que no podemos evitar hacernos: ¿Qué carrizo voy hacer por allá?

Con respecto a la última pregunta opino que, si ya estamos pensando en dejar el pelero es porque de pana no nos sentimos bien, no estamos cómodos con lo que nos rodea, tus vecinos son chismosos, la señora de las empanadas las empezó a vender más caras, te hackearon el Facebook y cosas así, e inconscientemente crees que en algún otro lado podríamos encontrar eso que nos hará decir “aquí mismo es”.

No podemos olvidarnos del factor emocional que implica emigrar, esto depende de tu situación general como, tu edad, tus responsabilidades y obligaciones, el irte y dejar todo atrás podría ser muy fácil o al contrario se convertiría en algo que ni sacándote el Kino lograrías.

Un ejemplo de esto puede ser que, tienen su peor es nada, tienen noviecita o tu chamito que te tiene mal, o están casados y con muchachos, fíjense todo lo que hay que evaluar antes de abandonarlo todo, agarrar sus cuatro peroles, decirle chao pescao a titirimundache y ligar que no te vayan a cobrar sobrepeso por las maletas, sin duda es algo que no es fácil decidirse para muchos.

Pero no quiero hacerte pensar que escribo esto para arruinar tus planes, todo lo contrario, es una opción a evaluar de cómo proyectarse a un futuro, basado en experiencias personales y que me han hecho ver que, todo lo planificado, evaluado y ejecutado con toda la responsabilidad que amerita, no tiene otro fin, el que todos deseamos para nuestros proyectos, el éxito.

Con el pasar de las líneas, iremos conociendo más sobre cómo cambiar totalmente tu vida a través de un viaje que podría ser la mejor decisión que hayas tomado en la vida, que lo que buscabas lo encontraste, vives mejor o, simplemente pusiste la torta, que nadie cocina como tu mamá, que diciembre sin hallacas no es diciembre y que debiste quedarte en casa.

DesdeLaPlaza.com /José Miguel Sequera – @miguesable110