Desde La plaza » Columnistas » Desde La Butaca » Chalbaud cumple 84

Chalbaud cumple 84

Este 10 de octubre, el director de cine venezolano Román Chalbaud cumplirá 84 años, de los cuales ha dedicado gran parte a su actividad como escritor y hombre de cine.

No sé si para las nuevas generaciones su nombre es una referencia, o si el conocimiento que tienen sobre sus películas es superficial o profundo. En Venezuela, ocasionalmente, aquello que no proviene de la actualidad tiende a olvidarse y dejarse de lado, recientemente un joven me comentó que Alfredo Sadel es una plaza, obviando que antes de ser el nombre de un lugar, Sadel fue un hombre y un talentoso cantante de una época no tan lejana.

La carrera cinematográfica de Román Chalbaud, aunque pueda sonar cliché decirlo, es un clásico dentro del cine nacional, pero lo es por una razón fundamental: convoca y recrea un sinnúmero de situaciones que reflejan al país. Claro que, el país de Chalbaud es como la España de Almodóvar, no es exactamente “real” es una recreación de historias a través de su óptica personal. Chalbaud filma según su visión de mundo, como todos los artistas.

“La realidad” del director merideño es “real” solamente dentro de sus películas. A pesar de que en efecto sí apuesta por la denuncia social, pero en su particular forma de recrearla.

Sin embargo, su cine es eminentemente venezolano, no puede ser de otra manera: “Plantearse hacer una película venezolana es tan absurdo como si uno de nosotros se planteara hacer una película Yugoslava o Ecuatoriana. Nos salen venezolanas porque somos venezolanos y somos parte del país”, dijo Chalbaud para la extinta revista de cine Encuadre en 1986.

“Cuando un personaje de cine realmente funciona, tendemos a convertirnos en él”, escribió el critico de cine Roger Ebert y eso es un poco lo que sucede con los personajes de Chalbaud, sentimos que funcionan porque son verosímiles, aunque no sean reales, crees en ellos mientras estas frente a la pantalla.

El primer largometraje dirigido por Chalbaud fue “Caín Adolescente” en 1959, una adaptación de su primera obra de teatro. Sus producciones siempre contaron con un elenco de actores talentosos, que supieron acompañar su forma de hacer cine, tal es el caso de Miguelángel Landa, quien fue muy protagonista en muchos de sus films y funciona como arquetipo dentro de su filmografía.

Caín adolescente

Se pueden recordar de Chalbaud tres películas, Ratón en ferretería (1985), Manón (1986) y Cangrejo (1982), son a las que muchos vuelven. De Manón es inolvidable la música de fondo de Federico Ruíz, interpretada por la Orquesta Sinfónica Municipal de Caracas, las actuaciones de Mayra Alejandra como Manón, Miguelángel Landa y el rol del muy buen actor colombiano Víctor Mallarino, quien aparece muy joven en esa cinta. Manón es una historia de amor y al mismo tiempo es una película de acción.

Cangrejo (1982)  denuncia y su trama policial basada en el libro de Marmol León. Es una película que contiene los motivos y elementos característicos del cine de Chalbaud. Por su parte, Ratón en ferretería (1985) es una comedia inocente que a la vez tiene elementos en los que puedes reflexionar y posee un buen manejo del humor. Además, es una máquina del tiempo que te lleva a una Caracas distinta a la que conocemos los que tenemos treinta y tantos años.

Los cumpleaños deben festejarse y que mejor modo, en este caso, que ver las películas de este director, cuya vida ha sido una celebración de su talento y sus ganas por llenarnos de ideas y buenos momentos a través de sus cintas. Para aumentar las ganas de verlas aquí te dejó algunas frases que creo hablan por sí solas:

“Mira carajito, ¿Sabes una vaina? Uno en la vida tiene como un reloj, o sea, si son las seis tienes que estar en el sitio exacto a las seis, porque si estás un pelito menos o un pelito más… ¡Ay Carajito!”
El pez que fuma (1977)

“Mientras dependa de mí, te voy a mantener en la cárcel a pesar de tu papi”
Cangrejo (1982)

“No le hagas cerebro a esa carajita. Esa es el diablo con pantaletas”
Carmen, la que contaba 16 años (1978)

“No le des el costado a las mujeres. Aquí entre nos, las mujeres somos malas, maluquísimas” Ratón en ferretería (1985)
“Uno cree lo que ve y lo que tiene”
Manón (1986)

DesdeLaplaza.com / Luisa Ugueto
@luisauguetol