Desde La plaza » RAÍZ » Sobre el diálogo y los monólogos