Desde La plaza » RAÍZ » Hoy se celebra a San Antonio de Padua, el santo de todo el mundo

Hoy se celebra a San Antonio de Padua, el santo de todo el mundo

El 13 de junio la Iglesia celebra la fiesta de uno de los santos más conocidos y venerados en el mundo, San Antonio de Padua, a quien según la tradición, se le invoca para hallar objetos perdidos.

San Antonio de Padua nació en 1195 como Fernando de Bulloes y Taveira de Azevedo, nombre que cambió por el de Antonio al ingresar en la orden de Frailes Menores, por la devoción al gran patriarca de los monjes y patrones titulares de la capilla en que recibió el hábito franciscano.

Su don fue rápidamente reconocido y admirado, pues era capaz de hablar de la palabra de Dios de una manera en la que todos tenían que ser partícipes. Era gran conocedor de las Sagradas Escrituras y sus sermones lo hicieron famoso y popular.

Como la gente buscaba estar cerca de él y algunos le arrancaban pedazos de su hábito, se le asignó un grupo de hombres para protegerlo después de los sermones. En ocasiones predicaba en plazas y mercados. Bastaba su presencia para que los pecadores cayesen de rodillas a sus pies.

Se trasladó a Padua, donde ya había trabajado anteriormente. Denunció y combatió el vicio de la usura pero poco a poco la salud de San Antonio se fue deteriorando y se retiró a descansar a los bosques. Al sentir que su vida llegaba a su término, pidió regresar a Padua, pero solo llegó hasta los límites de la ciudad.

El 13 de junio de 1231 recibió los últimos sacramentos, entonó un canto a la Virgen y antes de partir a la Casa del Padre, dijo sonriente: “Veo venir a Nuestro Señor“.

San Antonio de Padua fue la persona que más rápidamente fue canonizada por la Iglesia católica: 352 días después de su fallecimiento, el 30 de mayo de 1232.

“El milagroso San Antonio”

Se le conoce como el “Milagroso San Antonio” por su interminable lista de favores y beneficios concedidos del cielo para sus devotos, desde el momento de su muerte. Sus favores suelen manifestarse en pequeñas cosas, por lo que hay que tener la fe necesaria para saber apreciarlo.

Pero, uno de sus milagros más famosos de su vida fue el de la mula: Un hombre retó a San Antonio a probar que Jesús estaba en la Eucaristía y dejó sin comer tres días a su mula. Llevó al animal al templo y le mostró pasto fresco, pero la mula prefirió ir con el Santo, que se encontraba al lado con una hostia consagrada, y se arrodilló.

Patrono de mujeres estériles, pobres, viajeros, albañiles, panaderos y papeleros, a él se debe acudir cuando se busca algo que se ha perdido, o en el caso de los solteros, cuando se busca una buena pareja.

DesdeLaPlaza.com/Agencias/COM