Desde La plaza » RAÍZ » Miércoles de Ceniza, inicio de la Cuaresma

Miércoles de Ceniza, inicio de la Cuaresma

El miércoles de Ceniza en la Iglesia Católica es el primer día de la Cuaresma, cuarenta días antes de la Pascua. En este día se inicia un tiempo espiritual particularmente importante para todo cristiano que quiera prepararse dignamente para vivir el Misterio Pascual, es decir, la Pasión, Muerte y Resurrección del Señor Jesús.

Leer más: Tal día como hoy se juramentó como Presidente de Venezuela José María Vargas

En los primeros años de la Iglesia la duración de la Cuaresma variaba. Finalmente alrededor del siglo IV se fijó su duración en 40 días. Es decir, que ésta comenzaba seis semanas antes del domingo de Pascua. Por tanto, un domingo llamado, precisamente, domingo de cuadragésima.

En los siglos VI-VII cobró gran importancia el ayuno como práctica cuaresmal, presentándose un inconveniente: desde los orígenes nunca se ayunó en domingo por ser día de fiesta, la celebración del Día del Señor. ¿Cómo hacer entonces para respetar el domingo y, a la vez, tener cuarenta días efectivos de ayuno durante la cuaresma?

Para resolver este asunto, en el siglo VII, se agregaron cuatro días más a la cuaresma, antes del primer domingo, estableciendo los cuarenta días de ayuno, para imitar el ayuno de Cristo en el desierto. (Si uno cuenta los días que van del Miércoles de Ceniza al Sábado Santo y le resta los seis domingos, le dará exactamente cuarenta).

Así la Iglesia empezó la costumbre de iniciar la Cuaresma con el miércoles de Ceniza, costumbre muy arraigada y querida por el pueblo cristiano.

Por algún tiempo la imposición de la ceniza se realizaba al principio de la celebración litúrgica o independientemente de ella. En la última reforma litúrgica se reorganizó el rito de la imposición de la ceniza con el objetivo de que sea un símbolo más expresivo y pedagógico para los fieles, pasándose a realizar después de las lecturas bíblicas y de la homilía, las cuales nos ayudan a entender el profundo significado de lo que estamos viviendo.

Las cenizas usadas para la cruz que recibimos en la frente son obtenidas al quemar las palmas usadas en el Domingo de Ramos del año anterior.

Este tiempo del Año Litúrgico, la Cuaresma, se caracteriza por el llamado a la conversión. Si escuchamos con atención la Palabra de Dios durante este tiempo, descubriremos la voz del Señor que nos llama a la conversión.

Por eso es elocuente empezar este tiempo con el rito austero de la imposición de ceniza, el cual, acompañado de las palabras “Convertíos y creed en el Evangelio” y de la expresión “Acuérdate que eres polvo y al polvo volverás”, nos invita a todos a reflexionar acerca del deber de la conversión, recordándonos la fragilidad de nuestra vida aquí en la tierra.

Significados de las cenizas

La ceniza, del latín “cinis”, es producto de la combustión de algo por el fuego. Por extensión, pues, representa la conciencia de la nada, de la muerte, de la caducidad del ser humano, y en sentido trasladado, de humildad y penitencia.

Las cenizas significan tres cosas:

El duelo de la muerte de Jesucristo

En la antigüedad, la gente esparcieron ceniza sobre sus cabezas para simbolizar el luto por la pérdida de seres queridos. En la temporada de Cuaresma, recordamos que nuestro Señor y Salvador murió por nosotros.

Nuestra naturaleza pecaminosa

Cuando Adán y Eva cayeron en pecado, Dios les sacó del paraíso y pronunció juicio contra ellos. Dice Génesis 3:19, “En el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas á la tierra; porque de ella fuiste tomado: pues polvo eres, y al polvo serás tornado. ” Para recibir las cenizas en la forma de la cruz expresa nuestro arrepentimiento de nuestros pecados y la esperanza de la nueva vida en Cristo, por medio de su muerte y resurrección.

Somos sacrificios vivientes

El salmista habla de los holocaustos, los sacrificios de corderos y becerros como ofrenda quemadas. En el Miércoles de Ceniza, recordamos las cenizas de los holocaustos y la verdad que no hay necesidad para mas sacrificios propiciatorios, porque nuestro Cordero sin mancha, Cristo, murió una vez para todos en la cruz. Ahora hacemos los sacrificios de agradecimiento del espíritu quebrantado y corazón humilde.

DesdeLaPlaza.com//KM