Aprende a contestar las preguntas trampa en las entrevistas de empleo

La búsqueda de empleo conlleva entregar muchos currículos y asistir a diversas entrevistas de trabajo para las que debes estar preparado, porque no sabes en qué momento te harán unas preguntas trampa.

Para ayudarte a estar preparado y contestar adecuadamente a esas interrogantes que no te esperabas, el portal Womenalia hizo un listado, que quisimos publicar para ti.

A continuación las preguntas trampa, su intención y la mejor forma de contestarlas:

1. ¿Por qué dejaste la empresa anterior? Con esta pregunta lo que busca el entrevistador es saber si abandonaste el trabajo anterior por iniciativa propia o si te despidieron. En este caso te recomendamos ser lo más honesto posible. Si te despidieron por reducción de personal, reconócelo y si te despidieron por otras cuestiones, trata de mostrarte lo más positivo que puedas. Si te fuiste de la empresa anterior existen muchos motivos que te pudieron llevar a ello como el salario, las condiciones laborales, los horarios… Intenta ser lo más honesto posible, pero nunca hables mal de tus anteriores compañeros y jefes. Puedes alegar que lo dejaste porque buscabas nuevas oportunidades profesionales.

2. ¿Por qué llevas tanto tiempo sin trabajar? Esta es muy habitual en los últimos años. Lo que el entrevistador busca es encontrar el fallo por el que otras empresas no te han contratado, si simplemente es mala suerte o si se debe a motivos externos al trabajo. Aquí debes hacer hincapié en tu espíritu positivo, tus ganas de continuar desarrollando tu carrera profesional y cómo la empresa para la que te estás entrevistando puede ayudarte a conseguirlo.

3. ¿Cuál era la relación con tu jefe y qué era lo que menos te gustaba de él o ella? Es clave en el proceso de selección. Muchos entrevistadores rechazan directamente a aquellas personas que hablan mal de sus jefes anteriores aunque sea por motivos justificados. Es mejor no entrar en ningún tipo de valoraciones ni conflictos y decir que cada uno de ellos te aportó algo diferente.

4. ¿Estás en otros procesos de selección? ¿de dónde sacas el tiempo para las entrevistas? Estas preguntas se dirigen a las personas en activo que están buscando empleo. En este caso nunca debes decir que has mentido en tu trabajo o que pierdes tiempo de tus horas laborales para ir a las entrevistas. Te recomendamos que digas que el tiempo que dedicas a las entrevistas es tiempo propio.

5. ¿Qué hobbies tienes? La pregunta sobre las aficiones sirve para saber más sobre la personalidad del candidato. Si por ejemplo respondes que te gusta ir a correr y montar en bici, deducirán que te gusta trabajar en solitario mientras que si respondes que te gusta el fútbol o el baloncesto, deducirán que te gusta trabajar en equipo. No te inventes aficiones porque los entrevistadores pueden averiguar con preguntas posteriores que has mentido como en el caso de que digas que te gusta leer y después no sepas contestar cuáles son los últimos tres libros que has leído.

6. ¿Puedes contarnos algún error que hayas cometido y cómo lo resolviste? Lo que el entrevistador busca es saber si eres capaz de aprender de tus errores. Sé sincero pero sin dar todos los detalles. Busca una experiencia real en la que saliste fortalecido y supiste solucionarlo.

7. ¿Cuánto crees que debes cobrar? Esta es la pregunta trampa por excelencia. Es mejor no decir cifras y contestar que esperas un salario acorde a tus responsabilidades. Debes dejar claro que el puesto no te interesa únicamente por el salario sino por las oportunidades profesionales que ofrece.

DesdeLaPlaza.com/ Womenalia/ YV