Desde La plaza » RAÍZ » ecología y medio ambiente » Kerepakupai Vená

Kerepakupai Vená

Voz pemón, que significa «salto del lugar más profundo» es el salto de agua más alto del mundo, con una altura de 979 m (807 m de caída ininterrumpida), generada desde el Auyantepuy. Se localiza en el Parque Nacional Canaima, en el estado Bolívar, Venezuela.

Este espacio natural protegido, establecido como Parque Nacional el 12 de junio de 1962 y declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1994, se extiende sobre un área de más de 30.000 km² (similar a la extensión territorial de Bélgica), hasta la frontera con Brasil y la Zona en Reclamación, y por su tamaño es el más extenso del mundo.

Durante muchos años fue conocido erró- neamente como Salto Ángel, nombre sugerido por un venezolano en honor al aviador estadounidense Jimmie Angel, que en 1937 corroboró más formalmente la existencia y ubicación exacta de la caída al sobrevolarla en su avioneta y más tarde posarse en su cima, dándole con esto repercusión mundial. Asimismo, fue una de las 28 finalistas en la elección de las Siete Maravillas Naturales del Mundo.

El primer explorador en llegar al río que alimenta las cataratas, en zona habitada por los pemones, fue el letón Aleksandrs Laime. Hizo la ascensión del Auyantepui en 1955.

Dio al río el nombre de uno de los más hermosos ríos de Letonia, el río Gauja. Si bien el nombre indígena de las caídas ya rara vez se utiliza, el nombre pemón del río, Kerep, sigue siendo ampliamente utilizado. Laime también fue el primer europeo en recorrer un sendero que conduce desde el río Churun a la base de las cataratas.

En el camino hay un punto geográfico comúnmente utilizado para fotografiar las caídas. Es llamado “Mirador Laime” en su honor. Este camino es utilizado ahora por la mayoría de los turistas desde el campamento de Isla Ratón.

El Kerepakupai Vená es una de las mayores atracciones turísticas de Venezuela, pero incluso en la actualidad, un viaje a las cataratas no es un asunto simple, debido a que la zona se encuentra aislada por la espesa selva, y los tepuyes hacen peligrosa la navegación aérea.

Se puede llegar a la región mediante un vuelo en avioneta desde Caracas o Ciudad Bolívar, para llegar a un campamento en Canaima. Otros turistas prefieren llegar a las cataratas por medios más naturales, cruzando la selva por las vías acuáticas hasta llegar a la base del salto.

Los viajes tienen lugar de junio a diciembre, cuando los ríos alcanzan la profundidad suficiente para soportar las canoas utilizadas por los pemones.

Durante la estación seca (de diciembre a marzo) hay menos caudal de agua que lo que se aprecia en algunas fotos.

DesdeLaPlaza.com / Heryck Rangel