Desde La plaza » RAÍZ » ciencia » NatDroid, cuando la electrónica no tiene límites

NatDroid, cuando la electrónica no tiene límites

La electrónica tiene dos enfoques, desde la Ciencia y la Ingeniería. En su visión científica, se alberga en la Física, exactamente en la Instrumentación y Control, pero desde la Ingeniería se dedica para resolver problemas prácticos, explícitamente en el manejo de procesos industriales.

Hoy día, la electrónica se encuentra en todas partes, visible o no, directa o indirecta, las personas interactúan con estas fascinantes piezas de hardware, pero que también poseen un componente de software increíble que brinda y explota al máximo las capacidades del equipo. No es locura afirmar que la electrónica es parte fundamental de la cotidianidad de las personas.

¿La electrónica tiene un rostro humano?

Durante los últimos años, se han presentado al mundo soluciones que buscan mejorar la calidad de vida y laboral de las personas, por ello, NatDroid ha nacido. Entre sus tantos prototipos este grupo de desarrolladores y emprendedores venezolanos han sido capaces de crear dispositivos que permiten la conexión de nuestros ondas cerebrales estableciendo una conexión mente-maquina, mediante un amplificador de ondas, una pieza de software que interpreta el análisis de la actividad cerebral -evidentemente, apoyándose en neurólogos y expertos en esta especialidad médica- y que permite conectar los pensamientos de una persona con sus dispositivos, dilatando los limites dinámicos de la ciencia y la tecnología es búsqueda de ayudar, colaborar y sensibilizar a todas las personas que padecen y conviven en situaciones complejas de discapacidad, sin duda alguna, fantástico.

¿Por qué la electrónica?

Todas las respuestas son simples y para NatDroid aún mas, comprender la capa física, permite llegar más lejos y conocer la anatomía de la tecnología actual, estudiar y sumergirse en este mar infinito de posibilidades es una oportunidad que cualquier científico e ingeniero, no dudaría en arrojarse y así ha sido, la capacidad de crear y materializar las ideas genera una satisfacción inexplicable, un orgasmo cognitivo e intelectual.

¿NatDroid dejo el Garaje y ahora es una empresa, por qué?

Sufrir es una palabra que se queda corta con los procesos que se deben llevar a cabo para registrar una empresa en Venezuela, pero el entusiasmo no los detuvo. Al formalizar todos los trámites y el suspiro de quien sale victorioso de una gran batalla. Enfocar y visualizar el vacío evidente que existe en el desarrollo de piezas de hardware y electrónica de consumo en el país. Partir de la idea, que el desarrollo debe partir en casa y demostrar a la nación que el talento humano de los venezolanos no tiene límite.

Los próximos pasos de este grupo de emprendedores no solo es ambicioso, pero complejo. Como es costumbre, un grupo de jóvenes venezolanos con grandes ideas, pero que no poseen el capital financiero y en estos momentos, además de continuar con el desarrollo de sus prototipos, su fin fundamental es de conseguir el patrocinio que permitan industrializar a gran escala sus dispositivos.

Véase: Canal de YouTube de NatDroid ( https://goo.gl/XFlJYr )

La relación de NatDroid y la TecnoPlaza, es porque se comparte una opinión predominante, generar tecnología para mejorar calidad de vida y laboral de las personas y no generar humanos tecnológicos.

Y desde este espacio, hacemos un llamado a la reflexión, a las instituciones públicas y privadas. El conocimiento científico no reside exclusivamente en las comunidades formales del conocimiento, también reside en una gran parte de jóvenes que se rehúsan a ser sometidos a horarios laborales y que desean trabajar en búsqueda de una felicidad que no reside exclusivamente en ingresos financieros.

Naveguemos en el mundo digital y quedaran sorprendidos de la cantidad de talento venezolano que se encuentra desarrollando soluciones asombrosas, pero que lastimosamente no tienen el eco mediático para ser vistos.

Happy Coding 🙂

Twitter: @YoSoyChiqui / @droidstarVE

DesdeLaPlaza.com / José Manuel España Figueroa.