Desde La plaza » CONTENIDOS ESPECIALES » Reportaje » Ramadán: Tiempo de ayuno y paz espiritual

Ramadán: Tiempo de ayuno y paz espiritual

Ramadán

¿Estarías dispuesto a no ingerir alimentos y líquidos, fumar o mantener relaciones sexuales desde el amanecer hasta el anochecer, por un mes? es lo que hacen los musulmanes en todo el mundo, durante el Ramadán, momento en el que celebra que el Corán fue revelado al profeta Mahoma.

En estos 30 días, los que siguen las escrituras del libro sagrado del Corán no sólo practican el ayuno de forma literal, también adoptan un estado espiritual más comprometido que el resto del año, en el que realizan con mayor ahínco los actos de adoración a Dios, ayudan al prójimo y comparten con sus familias.

El musulmán chiíta y director del Centro de Intercambio Cultural Iraní Latinoamericano, en Caracas, José Nazar, explica que el Ramadán “es una época de sosiego donde el musulmán lleva unos días con tranquilidad, adopta una conducta de reflexión interna, evitamos pecados… es como un momento de autorreflexión y fijación del alma, para depurarnos física y espiritualmente”.

Ramadán -CICI
El Ramadán “es una época de sosiego donde el musulmán lleva los días con tranquilidad, adopta una conducta de reflexión interna” acercándose más a Dios

 

Mes de Ramadán, mes lunar

Tradicionalmente, el inicio y el final del Ramadán no se define hasta casi el último momento, debido a que un “comité de sabios” (equivalentes a sacerdotes en el cristianismo) debe observar a simple vista y sin ayuda de la tecnología la aparición de un hilo de la luna en el cielo, que marca el inicio del nuevo mes lunar.

José Nazar explica que en la actualidad, la festividad se realiza según equivalencias del calendario lunar por el que se rigen los musulmanes, dado a que el acertado avistamiento de la luna siempre dependerá del lugar del mundo en el que te encuentres. Asimismo, no tiene una fecha establecida, pues cada año se adelanta unos 10 días.

Este año en particular, debido a que acaba de ser el solsticio de verano y estamos en los días más largos del año, este Ramadán va a ser especialmente sacrificado. En los países que están en medio del invierno,  los días tienen una duración de 16 horas, en la que deben mantener la abstinencia. Aunque en algunas zonas del mundo los periodos de ayuno alcanzarán las 21 horas diarias.

Beneficios del Ayuno

La dieta del Ramadán tiene la particularidad de que se realiza solamente en las horas de luz solar, es decir, desde el alba hasta el ocaso, que en Venezuela es aproximadamente entre las 5:00 am hasta las 6:40 pm, tiempo en el que los musulmanes no deben ingerir ningún tipo de alimentos, líquidos, ni mantener relaciones sexuales.

Y aunque suene difícil, esta práctica conlleva numerosos beneficios. A nivel espiritual aumenta la paciencia, disciplina y el control personal, incrementa la compasión sobre los menos afortunados, fortalece la espiritualidad y debilita el materialismo. Mientras que a nivel físico, puede inclusive prevenir la diabetes y perder peso de forma saludable.

Para Evio Di Marzo, musulmán sunita residenciado en Caracas, los seguidores del Islam siempre están cercanos a Dios, pero estos durante estos días profesan especial adoración y con el ayuno “de alguna manera se cambia toda la percepción de los que el consumismo y el capitalismo, pues ataca los excesos del hombre (…) y eliminas la contaminación que adquiriste en todo el año”.

Aunque no todo es sacrificio, los creyentes se preparan en las noches para ayunar ¿Cómo? comiendo. A esta comida nocturna se le denomina “Iftar”, que por lo general se hace en familia, en comunidad, además pueden mantener relaciones sexuales.

Pero sin caer en excesos, que se permita comer en las horas de la luna no significa que se pueda ser glotón y comer de más. Etten Carvallo, musulmana chiíta, explica que todo depende del equilibrio “dentro de nuestras normas, ya de por sí, no acostumbramos a excedernos en nada porque eso lleva a la gula, la codicia y eso está mal visto. Debemos llevar una vida sencilla, solo comemos los justo”.

Musulmanes - Ramadán

 

La mayoría de las religiones practican el ayuno

En la mayoría de las religiones se celebra el ayuno. En diferentes libros sagrados en el mundo, como La Biblia y El Torah, se contempla una época que debe ser destinada para  ayunar y purificar el cuerpo.

Muchos cristianos llevan la abstinencia durante la cuaresma, aunque sólo se abstienen de comer carne roja, en lugar de todos los alimentos y bebidas. En tanto, los judíos ayunan durante el luto o cuando se esta en peligro. Judíos mas practicantes, celebran el ayuno en el Día del Arrepentimiento y en la semana para la conmemoración de la destrucción de Jerusalén.

¿Varía la rutina durante el Ramadán?

En los países donde predomina el Islam, durante el Ramadán las noches son de grandes festejos, las personas suelen salir a compartir en familia después del ocaso, hacer en compras o compartir entre amigos. De hecho, centros comerciales y restaurantes abren en horarios nocturnos para el encuentro social.

En occidente, los musulmanes continúan con su rutina usual, trabajan o asisten a clases, solo que suprimen la ingesta de alimentos y por supuesto suman a sus rutinas religiosas la “Oración del Alba”, que es alrededor de las 4.20 de la mañana, antes de amanecer, en el que toma un desayuno sencillo con el fin de prepararse para la privación de alimentos.

¿Quiénes deben realizar el ayuno?

En el islamismo, la práctica del ayuno en las mujeres es desde su primera menstruación y en los hombres alrededor de los 15 años, aunque muchos optan por acostumbrar a sus hijos desde temprana edad a esta celebración.

Niños Musulmanes

Quedan exentos quienes por razones de viajes, enfermedad, mujeres menstruando o en lactancia o que por otros factores no puedan realizar el sacrificio, pero deben compensarlo con la ayudada los menos favorecidos o cumplirlo durante los siguientes meses hasta el próximo Ramadán.

El ayuno está destinado única y exclusivamente a quienes lo pueden hacer, si lo puedes hacer y no lo practicas se considera pecado, porque le estas haciendo daño al cuerpo y todo lo que le haga daño al organismo en el Islam es considerado pecado”, señala  José Nazar.

En definitiva, más allá de ser una simple tradición, esta fiesta religiosa ratifica un fuerte compromiso con la fe y los valores de los islamitas por cumplir su creencias, manteniendo incluso lejos de su hogar.

Desde La Plaza /ABD