Desde La plaza » Columnistas » La alquimia del Chef » Un sistema de alimentación bien pensado

Un sistema de alimentación bien pensado

Un sistema de alimentación bien pensado es aquel que no deja ningún cabo suelto, aquel que se diseñó tomando en cuenta todos los detalles. La necesidad de planificación con visión a largo plazo más que con intensión de resolver coyunturas es la clave para desarrollar un sistema de alimentación sustentable y sostenible en el tiempo, lo primero que habría que tomar en cuenta es el presente que vivimos, pero con una amplia visión más que con una visión cercana de lo que nos sucede en este momento.

Puede leer: Ensalada verde con berenjenas a la parrilla y croquetas de pescado

Aunque no es tan obvio para muchos, debemos darnos cuenta que existe una estrategia pensada desde hace mucho tiempo atrás para establecer un control mundial de parte de un pequeño pero poderoso grupo económico, que son quienes controlan los más importantes medios de producción de planeta, quienes controlan y deciden qué consumimos, dicho plan a largo plazo incluye el control total de los medios de producción de alimentos que todos y cada uno de los seres humanos consumimos.

Una guerra no se gana solamente con armas de destrucción, o a través del control mediático, aunque son armas poderosas, pero lo que realmente podrá hacer que ellos puedan dominar a la humanidad es el hambre, el sometimiento del ser humano a través de la escases de alimentos, porqué un pueblo con hambre no tiene fuerza moral para defenderse de ningún ataque, lo que tiene es angustia y desesperación.

Aún parece sacado de una película de ciencia ficción, hasta da miedo escribir al respecto por parecer loco, pero ¿cómo podemos seguir obviando el hecho de que esta guerra económica principalmente se basa en desaparecer los productos básicos alimenticios? Nos quitaron los de aseo personal y no pasó nada, los repuestos, la tecnología, las marcas de ropa, y no hizo mucha mella en la percepción de la gente ante la gestión de gobierno, pero en el momento en que empezaron a tocar los alimentos, a desaparecer aquello que ellos producen, las marcas para las cuales fuimos entrenados para consumir, empezó realmente la crisis para nosotros.

Acostumbrar a un pueblo a ser solo consumidor es la tarea principal de las corporaciones, meternos en la mente el facilismo de solo ir a comprar y hacer que nos olvidemos de producir es lograr tomar el control de nuestra vida, sin que nos demos cuenta, y cuando ya no eres el que ellos quieren que seas, la estrategia será quitarte todo aquello que te enseñaron a consumir para que te desesperes, como nos convirtieron en unos simples e inútiles consumidores, podrán tomar el control de la situación.

Por ello un plan de alimentación debe ser pensado estratégicamente, para poder saber qué es lo que debemos consumir, cómo lo vamos a producir, en cuánto tiempo tendremos resultados, y cómo haremos para que aprendamos a consumir lo que habremos producido, pero sobre todo como hacemos para que esa producción sea sostenible.

Mientras que la planificación se base en la importación de materias primas, estaremos perdidos en un vago sueño que nos hará creer que tenemos la solución al problema.

Lo primero en una buena estrategia de sustentabilidad de una producción de alimentos, debe basarse en la producción de semillas propias, rescatando lo autóctono, reproduciendo material genético vegetal y animal partiendo de lo que tenemos dentro de nuestras fronteras, luego hay que generar una cultura de consumo que se base en sentir orgullo por lo que hacemos, para que pueda ser sostenible a lo largo del tiempo y que la transculturización no nos pueda cambiar los patrones de consumo tan fácilmente, lo único que puede vencer el modelo importado es el orgullo por lo que somos, el amor propio por nuestras capacidades y por nuestra cultura, y por último no se puede avanzar en esto sin mirar el tiempo presente y las estrategias de mercadeo que son usadas por las corporaciones para vendernos sus productos, y en la cuales nos debemos basar para venderle a nuestro pueblo la nueva cultura alimentaria que necesitamos desarrollar para que la soberanía alimentaria de nuestro país se haga realidad.

El poder del pueblo reside en aprender a conocerse y a desarrollarse a sí mismo, el control sobre un pueblo reside en saber cómo hacer para que se desconozca a sí mismo.

Desarrollar la industria de la alimentación parte del hecho de descubrir los elementos que existen en nuestras tierras y poder convertirlos en siembras planificadas, desarrollo de productos atractivos y la construcción de una cultura de consumo de lo que nosotros seamos capaces de producir y procesar.

El poder de los medios de comunicación debe ser usado para cumplir esa tarea, las estrategias comunicacionales deben afinarse para enfilar a la población a descubrirse a sí misma, para que aprenda a producir y a consumir, penetrar en la mente de todos y cada uno de los venezolanos es una necesidad para desarrollo de una verdadera estrategia, si no, estaremos nadando en contra de la corriente, estaremos arando en el mar, pues como dijo el gran Bolívar, “nos han dominado más por la ignorancia que por las armas” y a esto agrego que nos han hecho ignorarnos a nosotros mismos y a todo aquello que realmente nos pertenece, con el fin de introducir lo que ellos necesitan hacernos consumir para poder tener el control de nuestras vidas y del planeta.

DesdeLaPlaza.com/Rómulo Hidalgo