Desde La plaza » VIDA » Recomiendan » Cómo influye el “universo Grey” en tu vida sexual: 5 expertos te lo explican

Cómo influye el “universo Grey” en tu vida sexual: 5 expertos te lo explican

La famosa trilogía erótica “50 sombras de Grey”  salta del papel a la gran pantalla y sus lectores podrán saber si las imágenes que verán se acercan a la trama de amor sadomasoquista entre Christian y Anastasia.

Seamos sinceros, muchos leyeron el libro con la intensión de aprender un poco más de los juegos sexuales que practican los protagonistas: un exceso de  control con un oscuro pasado que busca aplacar sus 50 sombras por medio de la dominación y una inexperta chica que se ve seducida por este galán perverso.

Pero,  de verdad el aplicar estos juegos o modalidades sadomasoquistas puede influenciar  o enriquecer la vida sexual-

Cinco expertos en salud sexual  analizaron este fenómeno literario responsable de nutrir el deseo sexual de millones de lectores con una combinación de sexo y romanticismo que se estrenó el 13 de febrero.

Los encargados de explicar cómo incide esta trilogía erótica son la doctora Berta Fornés y el psicólogo Manuel Fernández, sexólogos clínicos autores del libro ’100 preguntas sobre sexo’ (Lectio Ediciones); Helena Ángel, psicóloga, terapeuta sexual y de pareja del Instituto de Estudios de la Sexualidad y la Pareja de Barcelona; Norma Román Urtiz, psicoterapeuta y terapeuta sexual de la Fundación Sexpol; y José Bustamante, psicólogo especialista en sexualidad y pareja, y autor del libro: “¿En qué piensan los hombres?” (Ed.Paidós).

Para obtener un análisis de “50 sombras de Grey” desde una perspectiva sexológica, los expertos respondieron las siguientes preguntas: ¿Qué aporta su lectura a la salud sexual? ¿Por qué ha tenido tanto éxito?, ¿dónde están los límites en la sexualidad? y ¿qué importancia tienen las fantasías en el sexo?.

¿Qué aporta su lectura a la salud sexual?

Nutre las fantasías, el deseo y la estimulación, según la opinión generalizada de los expertos consultados. Helena Ángel sostiene que “el libro describe muy bien las escenas explícitas y eso ayuda a cultivar la parte más erótica de la imaginación”.

José Bustamante subraya que su principal aportación es dar visibilidad al erotismo, lo que posibilita que se le pueda dedicar “un espacio sin culpa” y se compartan aspectos de la sexualidad con la pareja.

Berta Fornés resalta como positivo que se muestren distintas prácticas sexuales en las que el lector nunca había reparado y que le puedan resultar llamativas.

Pero cuidado, la sexóloga advierte que la lectura tendría un efecto negativo si se traduce en “buscar erróneamente que las relaciones se basen en el sadomasoquismo para experimentar las sensaciones que se describen” e incluso creer que “tu sexualidad es insulsa o incompleta sin estas prácticas”.

50 Sombras de Grey

La inclusión del sadomasoquismo en esta historia ha hecho algo más que despertar el interés de algunos lectores. Bustamante acentúa que la popularización de fantasías BDSM ( Bondage, Dominación y Disciplina; Sadismo; Masoquismo) ha supuesto que “a quienes les gusta realizarlas o fantasear con ellas dejen de sentirse bichos raros, viciosos o con un pensamiento que tiene que ser necesariamente patológico”.

Cuatro de los cinco sexólogos preguntados insisten en que este tipo de lecturas pueden generar falsas expectativas. Las comparaciones siempre fueron odiosas, por ello, las esperanzas derivan hacia la “frustración si el lector compara su vida sexual con la de los protagonistas del libro”, sostiene Manuel Fernández; unas situaciones que se pueden evitar al “tener claro que las novelas son ficción”, afirma Helena Angel y no “comparar ni exigir a la pareja que actúe como el señor Grey”.

Por su parte, Norma Román precisa que aunque aumenten el deseo y la excitación, estos libros no deben utilizarse como manual de instrucciones. Y advierte, “repiten estereotipos poco sanos para el desarrollo de la igualdad de género y pueden contribuir a mantener ideas poco realistas del amor.”

En definitiva, “en los mejores casos puede incrementar temporalmente el deseo sexual”,  apunta Manuel Fernández, y matiza que no tiene por qué pasar de un “calentón” fantasioso.

¿Por qué ha tenido tanto éxito?

Entre los ganchos principales destacan: la admiración y temor de la protagonista hacia Grey; el hecho de que él sea un fenómeno sexual, que además disfruta viendo como ella descubre el éxtasis sexual; la fantasía de dominancia-sumisión; y el romanticismo, afirma Manuel Fernández.

La aceptación generalizada que ha rodeado a la trilogía ha impulsado el reconocimiento de la lectura libros eróticos entre el público femenino, asegura Berta Fornés, quien precisa que parte de su éxito se debe a “la gran transmisión boca a boca” sumado a que contiene ingredientes que facilitan la identificación y la atracción.

Norma Román destaca como elementos cruciales el marketing, el amor ganador y  “la atracción a lo prohibido”, con prácticas culturalmente no del todo aceptadas como el BDMS.

Para Bustamante el componente del sexo, por el que “muchas mujeres que antes no lo hacían, se permitan fantasear, desear y leer sobre ello” y “la idea del amor romántico tradicional que todo lo puede, son las claves del éxito.

¿Dónde están los límites en la sexualidad?

El respeto, tanto hacia uno mismo como hacia la pareja, es la palabra que los cinco sexólogos han incluido en sus respuestas. “La sexualidad es un aspecto central de nuestra identidad”. Las consecuencias de usarla como “un instrumento para demostrar amor, conquistar o retener al otro son siempre psicológicamente devastadoras”, advierte José Bustamante.

Berta Fornés considera que los límites se encuentran donde los miembros de la pareja los sitúan “de forma común, consensuada y sin coerciones” y proporciona la Regla de Oro de la sexualidad para ayudar en este sentido.

¿Qué importancia tienen las fantasías en el sexo?

Todos los sexólogos ven en las fantasías un elemento fundamental para avivar la llama del deseo como un ingrediente que “enriquece tanto nuestra vida sexual como la de la pareja”, afirma Berta Fornés, quien explica que éstas pueden ser una fuente de diversión, una vía para combatir la monotonía, e incluso, detonar el orgasmo.

Según Manuel Fernández, la capacidad de dar rienda suelta a la imaginación no es la misma en todas las personas, pero “quien lo practica no tarda en ver sus efectos”. No hay que olvidar que “el sexo está en el cerebro”, recuerda.

Traíler 50 sobras de Grey

Los beneficios de las fantasías también pasan por potenciar nuestra imagen, al fantasear que eres sexy o atrevida, y “contribuyen favorablemente a la autoestima”, apunta Norma Román.

Sin embargo, tener pensamientos eróticos no implica que deban ser llevados a cabo. Bustamante matiza que al fantasear “me dejo llevar por ideas que no necesariamente querría llevar a la práctica pero que me excita imaginar”. Hay que tener claro que cumplir una fantasía puede funcionar y resultar excitante pero también “perder todo su potencial una vez lo realizas”, advierte Helena Angel.

DesdeLaPlaza.com/EFE/COM