Desde La plaza » VIDA » Recomiendan » Dormir mal engorda

Dormir mal engorda

Mujer en la cama trata de dormir

No existe buen nutricionista que, al elaborar el historial para prescribir una dieta, no pregunte sobre cómo y cuánto duermes. Parece ser que ése es uno de los motivos que contribuyen a engordar o a no adelgazar correctamente. La explicación es sencilla. Atentos:

“Durante el sueño se regulan los ciclos hormonales del cortisol y la hormona adrenal que a su vez regulan el resto de metabolismo (tiroides y pancreático). Si no se duerme suficiente, unas ocho horas, este metabolismo no funciona adecuadamente durante el día y, tras las horas de ayuno en que estás mientras duermes, se empieza a secretar insulina y a acumular grasa como fuente de energía, ya que el organismo no se ha desconectado de sus funciones, que es lo que ocurre al dormir”, explica la Dra. Marta Aranzadi.

El doctor Eduardo Estivill, especialista en medicina del sueño, asegura que entre el 40 y el 50% de la población duerme poco y/o mal. ¿Los motivos? “Ha aumentado el estrés considerablemente, tanto el profesional como el familiar, y también influye el entorno actual de crisis económica y los malos hábitos”, apunta.

Cuando de manera habitual no se duerme lo suficiente o se perturba con frecuencia el ciclo del sueño, el metabolismo del cuerpo humano se altera y experimenta un cambio hormonal que provoca hambre, induce a preferir alimentos calóricos, quema calorías con menos eficiencia y pone a funcionar los mecanismos de acumulación de grasa, lo cual favorece el sobrepeso y la obesidad.

Además, la falta de sueño da lugar a una disminución del gasto energético, ya que cuando se duerme mal, al día siguiente se siente uno más cansado y con menos ganas de moverse.

El número de horas de sueño para estar descansados varía de una persona a otra. ¿Lo normal para un adulto sano? Alrededor de ocho horas. Si no se cumple, se pueden llegar a padecer trastornos psíquicos como depresión o estrés. Los signos de alarma para saber que no se está durmiendo bien son: tardar más de diez minutos en dormirse, no ser capaz de despertarse por la mañana y pasar el día agotado y durmiéndose por las esquinas.

CONSEJOS PARA DORMIR MEJOR

Haz ejercicio por la mañana: Si no tienes otro momento, hazlo cuando puedas, pero intenta que no sea demasiado tarde o no podrás descansar correctamente.

No abuses de las pastillas “Los hipnóticos y los ansiolíticos, según como se administren, son completamente ineficaces”, apunta el doctor. La medicina alternativa, sobre todo la fitoterapia, es en ocasiones más rentable. “Los productos naturales como las Flores de Bach cada vez funcionan mejor y están elaborados con sustancias aprobadas por la Unión Europea”, aconseja el experto en sueño.

Deja el iPad. El uso de aparatos tecnológicos justo antes de irnos a dormir altera gravemente el descanso nocturno. Debemos imponernos como norma desconectar de smartphones, ordenadores, tablets y demás dos horas antes de iniciar el proceso natural del sueño. El sueño se debe preparar con mucho mimo y cariño.

Trata de relajarte al máximo antes de meterte en la cama. Aprovecha las virtudes de la aromaterapia y cómprate un spray para la almohada. Pueden usarse sobre el cuerpo o directamente sobre la almohada y sábanas.

Desde la Plaza/MujerSalud/ AMH