Desde La plaza » VIDA » Recomiendan » El alcohol y la diabetes tipo 2, ¿son incompatibles?

El alcohol y la diabetes tipo 2, ¿son incompatibles?

Durante muchos años, el consumo de alcohol por las personas con diabetes Tipo 2 ha sido considerado un “no-no”. Las bebidas alcohólicas son catalogadas como altas en calorías “vacías” y en azúcar. El alcohol fue colocado en la lista negra de las sustancias que aceleran la aparición de las complicaciones de la diabetes, entre otras afecciones. Por lo general, aquellos con diabetes se les aconseja abstenerse de consumir alcohol.

El tiempo, la investigación y el conocimiento, sin embargo, siguen su marcha. Con la aprobación del Médico, basada en la historia del paciente, el consumo moderado de alcohol puede ser permitido en las personas que mantengan un buen control de su diabetes.

¿Cuántos tragos al día pueden ser considerados como un consumo controlado o moderado?

Un consumo moderado de alcohol no tiene un marcado efecto negativo sobre la glucosa sanguínea. Las recomendaciones de consumo para las personas con diabetes son similares a las de las personas promedio: un trago diario para las mujeres y los hombres no deben excederse de dos tragos por día.

¿Qué se considera un trago de alcohol?

  • 45 mL (1,5 onzas) de licores como ginebra, vodka, ron, escocés o whisky.
  • 150 mL (5 onzas) de vino o Champagne.
  • 360 mL (12 onzas) de cerveza ligera.

Pero, ¿no es el alcohol un carbohidrato?

Es verdad que el alcohol se produce a partir de carbohidratos aportados por ingredientes diferentes, como se indica en la siguiente lista; pero la historia no termina allí.

  • Vino = uvas.
  • Vodka = papas o granos.
  • Gin = bayas de junípero.
  • Whiskey = maíz o centeno.
  • Cerveza = trigo.
  • Escocés = malta.
  • Bourbon = maíz.
  • Tequila = agave.
  • Ron = caña de azúcar.

Si el alcohol se produce a partir de carbohidratos, ¿podría afectar el nivel de azúcar en la sangre, verdad?

Durante el proceso de manufactura del alcohol, a través de la destilación o fermentación, los vinos, “espíritus” o cervezas se producen mediante la transformación de los carbohidratos a alcohol. Una vez ingeridos, el alcohol (etanol) no sigue la ruta metabólica de los carbohidratos sino la de los ácidos grasos. Ahora, como la grasa no tiene un impacto directo sobre el azúcar sanguíneo, el alcohol tampoco. Los vinos no son considerados altos en carbohidratos; tampoco el ron, el whisky, la ginebra o el escocés.

¿Aumentaría mi glicemia hasta el cielo después de consumir alcohol?

No es el alcohol lo que aumentaría tu azúcar sanguínea después de uno o dos tragos. Es la cantidad de carbohidratos que contienen los jugos, la soda y las mezclas edulcoradas utilizadas en la preparación de los tragos como los margaritas, daiquiris, cosmopolitas y martinis saborizados. Si tienes diabetes, no utilices estos productos para preparar tus tragos.

Si tienes diabetes y estás tomando medicamentos para controlar la glicemia, tienes que saber que el alcohol puede causar una disminución temporal en tu nivel de azúcar. Cuando se ingiere alcohol, el hígado reduce la degradación de glucógeno para encargarse de la destoxificación del alcohol y el azúcar puede, en realidad, disminuir. Muchas personas se sorprenden al medir su glicemia después de haberse tomado varios tragos antes de acostarse y encuentran que sus niveles de azúcar en la sangre están normales o se han reducido. Esto se debe a que el hígado esta todavía ocupado destoxificando el alcohol.

Una vez que el hígado termina de remover el alcohol de la sangre, retoma la función de degradar el glucógeno hepático para mantener el control del azúcar sanguíneo. Como la glicemia puede estar un poco baja, el hígado libera un poco más de glucosa en la sangre y esto puede hacer que tus niveles de azúcar en sangre puedan estar un poco aumentados en la mañana aunque, al acostarte, estén normales después de haber ingerido uno o dos tragos en la noche.

¿Qué debo comer antes o durante una noche de tragos?

Debido a que el alcohol puede variar tu concentración de azúcar en la sangre, debes evitar los tragos “dulces”. Mientras estés tomando debes comer algo de carbohidratos o proteínas, por ejemplo, unas galletas o un pedazo de queso, rosquillas o un “dip” para mantener un nivel adecuado de azúcar mientras el hígado está ocupado removiendo el alcohol de la sangre.

¿Si me inyecto insulina, debo preocuparme porque me baje la glucosa?

 Si estas recibiendo insulina o medicación oral para bajar la glucosa, lo mejor es tener a la mano algunas tabletas (3-4 g c/u) para tratar la hipoglucemia (menos de 70 mg/dL), en caso de que ocurra un episodio. Debes chequear tu glicemia antes de tomarte uno o dos tragos y también en caso de que sientas algún síntoma de hipoglucemia tales como mareos, temblores, frío, sudoración, cambios de humor o si vas a manejar.

Por otra parte, si estas tomando medicamentos, no mezcles alcohol con ejercicios. Si te tomas unas cervezas y juegas basketball, aumentarás el riesgo de tener hipoglucemia.

¿Qué se puede hacer para prevenir o tratar la hipoglucemia causada por el alcohol?

A una persona promedio, le toma aproximadamente dos horas, metabolizar un trago. Si ingieres alcohol a un ritmo más rápido de lo que tu cuerpo puede procesar, como dos tragos en dos horas, ese exceso de alcohol se acumulará en la sangre y alcanzará al cerebro. Los síntomas de estar ligeramente ebrio y los de la hipoglucemia son similares. En cualquier caso, ya no estarás “en control del volante.”

Es importante que el personal médico de la emergencia, sepa que tu tienes diabetes ya que pueden ignorar un episodio de hipoglucemia si ellos piensan que estás intoxicado por el alcohol.

Si vas a consumir alcohol y estás tomando medicamentos para bajar el azúcar en la sangre (insulina, Pandrin, Gliburida, Januvia, Glipizida, etc.), debes portar tu identificación médica en tu cartera, al lado de tu licencia de conducir.

Antes de acostarte, chequea nuevamente tu glicemia, si no está entre 100-120 mg/dL, cómete una merienda de proteína o un poco de carbohidratos.

¿Es el alcohol un diurético?

Si, el alcohol tiene efecto diurético y hará que pierdas mas fluidos de los que ingieres. Si tomas ron con coca-cola o vodka con una bebida libre de azúcar, en ambos casos, el alcohol y la cafeína de la bebida te harán perder más líquido del que tomas. Recuerda beber agua antes de tomar alcohol, durante y después, para prevenir la deshidratación. Aquellos con problemas de azúcar en la sangre tienen que mantenerse hidratados.

¿Cuáles son los mejores tragos para las personas con diabetes?

Si te gusta la cerveza, escoge la ligera ya que es mas baja en alcohol, calorías  y carbohidratos que la normal. La mayoría de los vinos rojos y blancos así como la Champagne son bajos en carbohidratos; si les añades agua carbonatada, puedes reducir el contenido de alcohol a la mitad.

Si prefieres los tragos preparados, escoge aquellos mezclados con soda, club soda, agua tónica sin azúcar, mezclas de “cocktails”, cafe o té sin azúcar o agua gasificada. También puedes utilizar saborizantes como Mio™ o unas gotas de Propel™ que le imparten un sabor a granada o fresas a los martinis. Puedes añadir unas gotas de limón (o limaduras) para saborizar el agua y los tragos mezclados.

Las personas con problemas metabólicos, especialmente diabéticos que toman medicamentos para controlar la glicemia, deben saber que el azúcar sanguíneo fluctúa con el alcohol. Si vas a tomar alcohol, !sé inteligente! Recuerda consultar a tu Doctor si el ingerir ocasionalmente unos tragos, es adecuado y seguro para ti.

DesdeLaPlaza.com/Diabetetv/MB