Desde La plaza » VIDA » Descubrimientos » Fumar durante el embarazo altera el cerebro del bebé

Fumar durante el embarazo altera el cerebro del bebé

Todos sabemos que fumar es un hábito poco saludable, pero ¿qué pasa cuando una mujer embarazada fuma? De acuerdo a un estudio realizado, fumar durante el periodo de gestación puede tener un efecto relevante tanto a corto como a largo plazo en el desarrollo del bebé, concretamente en el de su cerebro.

Los investigadores Mikael Ekblad, del Turku University Hospital en Finlandia y dos colaboradores, publican los resultados de este estudio en un artículo publicado recientemente en Acta Pediatrica (2015).

Leer más: Mujeres embarazadas no necesitan “comer por dos”

Según relatan Ekblad y su equipo, los estudios han encontrado que puede afectarse la formación de conexiones entre neuronas e incluso la supervivencia celular. En otros aspectos del desarrollo también hay efectos ya que, al parecer, otros investigadores han encontrado que los bebés con exposición prenatal al tabaco son más excitables, muestran más signos de estrés y demandan más contacto que los que no fueron expuestos a estas sustancias.

Entre los hallazgos descritos en el artículo de Ekblad, destacamos los cambios posibles en el crecimiento de la cabeza, en el volumen del cerebro de los niños tanto recién nacidos como en su infancia, y por último los cambios en el funcionamiento cerebral. De forma más específica, los niños expuestos al tabaco durante el embarazo muestran un crecimiento menor de lo normal en su cabeza, hasta medio centímetro menos en los recién nacidos.

Te puede interesar: Meditación en mujeres embarazadas reduce la ansiedad y el estrés

En cuanto al volumen del cerebro, parece que la exposición prenatal al tabaco a lo largo del embarazo puede conllevar menor tamaño del cerebro de los fetos en las últimas etapas de la gestación. Una vez el bebé nace, se ha observado que cuando son prematuros y sus madres han fumado durante el embarazo, éstos niños muestran menor volumen del lóbulo frontal y el cerebelo. Al parecer, este menor volumen cerebral puede mantenerse incluso hasta la adolescencia, tal como revisan los autores de esta publicación.

Con toda esta información, sería conveniente plantearse dejar de fumar si la mujer piensa tener un hijo, y en cualquier caso, dejarlo cuanto antes si ya está embarazada.

DesdeLaPlaza.com/Muy Interesante/COM