Desde La plaza » Columnistas » La plaza del placer » Gases vaginales…matapasión

Gases vaginales…matapasión

Pasa muy frecuente y a parejas que justo en el momento más placentero del encuentro íntimo – ups- unos ruidos muy parecidos a las flatulencias estomacales, suena y estropea ese instante. Da vergüenza y algunas mujeres no saben qué hacer en ese momento, si estornudar, toser, cantar o llorar para disimular el tan inoportuno sonido.

Los gases, pedos, flatulencias o ventosidades vaginales se producen por la entrada de aire en la vagina, suceden cuando los pliegues de la misma se estrechan y dejan burbujas de aire encerradas que se expulsan durante el coito, sexo oral, la masturbación o al realizar algún ejercicio.

Leer más:  Clítoris: Botón mágico

También suelen ser provocados por la pérdida de masa muscular en las mujeres que han tenido más de un parto vaginal. Estos gases nada tienen que ver con la alimentación de la mujer, ya que los mismos no son producidos por una mala digestión. Estos gases no tienen ningún olor. Este pequeño sonido que preocupa a muchas, debe ser recibido con tranquilidad, las mujeres sin importar la edad, han expulsado en algún momento de su vida estos gases pocos agradables.

Postura que no ayudan

Si queremos evitar que estos incómodos gases se produzcan, se debe reducir las posiciones donde el pene tiene posibilidades de salir por completo de la vagina. La conocida y muy practicada posición el perrito, donde se realiza la penetración vaginal por detrás, con la mujer apoyada sobre sus rodillas y manos, esta posición permite la entrada de más aire en la vagina.

Igualmente, el hombre después de sus movimientos coitales, no debe retirar totalmente el pene de la vagina, de esta forma se evita que durante el bombeo coital se introduzca más aire. Controlar el ritmo y la intensidad de la penetración, no realizarlo con mucha fuerza porque esto podría generarlos.

Como ayudar a la vagina

Tienen muchos beneficios y siempre son recomendados en todas las mujeres que inician su vida sexual, los famosos ejercicios de Kegel, ayudan a fortalecer los músculos del suelo pélvico, y al tener estos músculos fuertes tiene más oportunidad de detener un exceso de gases vaginales.

Hay que dejar el tabú sobre estos temas que son muy frecuentes pero que a la vez intimidan a las parejas, conversarlo es una opción para que la mujer no se sienta incomoda en el momento que pueda ocurrir. Y si se trata de una nueva relación, también es oportuno que se comente que estos gases pueden aparecer y nada tiene que ver con un malestar estomacal. Puede parecer un tema sencillo, pero hay parejas que no han tenido buenos finales con los gases vaginales y estos han llegado hacer matapasiones de la relación, y si la mujer es muy tímida con el tema quizás por miedo a que se produzcan evitara estar con la pareja.

Después de leer esta nota, la próxima vez que ese ruido llegue a formar parte del encuentro íntimo con la pareja, sólo sabrás que la risa y el sexo son buenos aliados.

DesdeLaPlaza.com / Rina Morales Mera / @RINAMORALESMERA